Cómo escoger un calzado de trail running

Cómo escoger un calzado de trail running

Escoger un calzado de trail running es algo importante. Empiezas a informarte y te asaltan las dudas. ¿Debo coger un número más? Si mi pie se va hacia adentro, ¿qué debo comprar? ¿Qué es el “drop”? Varias incógnitas que tratamos de resolver con uno de los mejores podólogos deportivos de nuestro país: Enric Violán. Enric lleva más de 20 años tratando los pies de muchísimos deportistas. Por sus manos pasan muchos corredores de montaña, tanto amateurs como profesionales; incluso es posible que os haya atendido en alguna ultratrail a las que acude a menudo como apoyo médico. Le hemos preguntado por el tema y aquí os dejamos un resumen de sus conclusiones.

calzado de trail running
“Los pies son nuestro motor y la zapatilla es lo que protege al motor y actúa de neumático. Así que su importancia es vital” nos dice Enric, que señala que lo primero es escoger bien el número. Una manera muy fácil de elegir bien la talla del calzado de trail running es sacar la plantilla (en caso de que se pueda) y poner el pie encima. “Debería sobrar aproximadamente un centímetro. De esta forma garantizamos que, en las bajadas, el pie tenga espacio suficiente. También en caso de llevar muchos kilómetros, el pie se hincha, así que necesitamos ese centímetro para que los dedos no toquen la punta del calzado”.
Otros de los conceptos de los que podemos leer o escuchar son la pronación o supinación. Es posible que en internet o el vendedor te pregunten si eres pronador (el pie se mete hacia dentro al pisar) o supinador (se va hacia afuera). La supinación, comenta Enric, no es mala. Todo lo contrario. Se trata de un movimiento natural. Sin ella no podemos andar. Lo que sí es causa de lesión es un exceso muy grande de estos dos movimientos. “Si la pronación es ligera y no provoca lesión, soy partidario de no tocar nada. Muchos maratonianos pronan y no pasa nada”. Hay varias marcas que venden zapatillas que controlan y corrigen la pronación. Enric es partidario de calzados neutros. “Cada persona es distinta y sí hay gente que necesita controlar la pronación, pero en ese caso, lo mejor es acudir a un especialista que analice hasta qué punto necesita corregir ese movimiento.”
calzado de trail running
Cuando nos informemos acerca de calzado de trail running descubriremos el concepto del “drop”. ¿Qué es el “drop”? Muy sencillo. Se trata de la diferencia de altura que existe entre la parte de delante del talón y la parte de atrás. Cuanto más alto es el drop, más amortiguación suele haber. La mayoría de los modelos de trail running de Merrell tienen un drop de 6 o 7 milímetros. Aunque, fruto de la demanda minimalista que surgió hace unos años, Merrell también tiene algún modelo más minimalista, con drop 0. Eso significa que la suela es plana completamente y garantiza una conexión total con el terreno y muchas sensaciones. Para usar este calzado de drop 0 lo ideal es correr castigando menos la zona del talón, impactando con la zona media del pie o incluso de punta. Para ello debemos tener la técnica adecuada y reforzar mucho la musculatura. “Los podólogos no estamos en contra del drop 0 pero sí que creemos que debe utilizarse siempre que tu técnica de correr se adapte a este tipo de calzado”. Y es que la inmensa mayoría de los corredores impactan primero con el talón en la superficie y por eso la amortiguación se debe concentrar allí. Merrell hace años que equipa sus modelos con el patentado Air Cushion que absorbe los golpes y añade estabilidad.
calzado de trail running
Por último, Enric nos recomienda un sistema de atado tradicional. “Los cierres automáticos son muy prácticos”, dice, pero “el usuario no puede regular la presión en las diferentes partes del pie”. Y además nos advierte, “porque lo veo mucho en carreras de ultratrail”, que un exceso o falta de presión puede causar una lesión.
Esperamos que estos consejos os sirvan a la hora de decantaros por una u otra zapatilla.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *