Combatir el dolor de espalda con deporte

Combatir el dolor de espalda con deporte

Seguro que alguna vez te ha ocurrido a ti también: todos estamos expuestos a sufrir algún día el dolor de espalda.

La mejor solución pasa por la prevención del mismo cambiando nuestros hábitos diarios para enfocarlos a conseguir flexibilidad y elasticidad en esa zona.

Recuerda que el reposo solo es recomendable en los primeros días de sentir el dolor, pero en cuanto baje la inflamación debes ponerte en movimiento y seguir con tu rutina de ejercicios, o tus músculos se acortarán y se volverán más rígidos. El deporte es fundamental para una espalda fuerte.

Deportes para fortalecer la espalda

Existen deportes que son ideales para el fortalecimiento de la espalda a través de la mejora de la forma física de nuestro cuerpo. El sedentarismo es el peor enemigo de nuestra espalda y de nuestra salud.

Recuerda que si tienes dudas sobre qué deporte es el idóneo para tu espalda, aquí tienes algunas recomendaciones, pero en el caso de que sufras ciertas patologías en la zona, siempre debes consultar a un especialista en salud y deporte.

Lo mejor para la espalda: la natación

Ya de por sí es el mejor deporte que existe por ser el más completo para todo nuestro cuerpo: fortalece la columna, los ligamentos y los músculos de brazos y piernas. La natación es ideal para las personas que padezcan dolores en las articulaciones, que quieran recuperarse de una lesión, o simplemente que deseen mejorar su forma física.

Practicar natación logrará que tus abdominales estén en continuo trabajo y que tu cabeza no origine tensiones innecesarias al tenerla en la superficie del agua.

El yoga y tu espalda

Estirar siempre es importante a la hora de practicar deporte y prevenir posibles dolores de espalda. De ahí que los ejercicios de yoga se presenten como una gran opción para mantener sana tu espalda. Con esta técnica no solo conseguirás una mayor flexibilidad en todo tu cuerpo, también  te servirá para luchar contra el estrés del día a día a través de la meditación. Las posturas del yoga se adaptan a cada persona mejorando la elasticidad de nuestros músculos y favorecen enormemente a nuestras cervicales, lumbares, dorsales y coxis.

Tai Chi: movimiento para tu espalda

Hay una práctica oriental que tonifica la musculatura de nuestro cuerpo a través de unos movimientos armoniosos, lentos y suaves que nos hacen fluir de forma rítmica y sin pausa. Es el tai chi, un remedio eficaz para prevenir y aliviar los dolores de espalda con movimiento consciente y una respiración correcta.

Practicar pilates

Es uno de los mejores ejercicios para nuestra espalda por no suponer riesgo alguno para la musculatura de la zona. Su práctica mejora y fortalece la columna vertebral a través, principalmente, de trabajar los músculos abdominales para conseguir un mejor control de nuestro cuerpo.

Con el pilates aprenderás a respirar mejor, a eliminar los hábitos tendentes a mantener posturas incorrectas, liberarás tensiones y sobrecargas, y relajarás tu cuerpo por completo.

Entrenar con cuidado. Cualquier ejercicio o deporte puede ser válido para fortalecer y cuidar nuestra espalda, aunque debes prestar atención a ciertos ejercicios y practicarlos de manera correcta para no sufrir lesiones.

La bicicleta

Ya sea en carretera o estática, la bicicleta es un buen ejercicio para mantener la forma física trabajando las piernas sin que la espalda sufra impacto. Sin embargo, practicarla al aire libre puede suponer algún problema por las irregularidades del terreno y las condiciones climatológicas.

La bicicleta estática en los gimnasios te proporciona la posición correcta manteniendo una espalda recta y adoptando una posición natural mientras pedaleas, lo que no quita que debas estar atento a no perder esa posición con posturas incorrectas.

Practicar sobre la bici supone fortalecer la musculatura de abdomen y piernas, mejorando considerablemente el estado de nuestra columna y espalda.

El remo para tonificar

Otro ejercicio de bajo impacto para la espalda es el remo, siempre y cuando se practique con cuidado y en la posición correcta del cuerpo a la hora de entrenar.

Hacer ejercicios de remo, ya sea en embarcación o en la máquina del gimnasio, te proporcionará una buena forma física y un gran tono muscular, garantizando la salud y la tonificación de la musculatura de tu espalda.

Siempre moverse

Debemos hacer del movimiento nuestro mejor aliado, por eso debes al menos salir a caminar aunque sea media hora. Todo ejercicio que hagamos repercutirá en la salud de nuestra espalda, incluyendo las magníficas sentadillas.

Caminar mejorará nuestro corazón, nuestros pulmones y todo nuestro cuerpo en general, evitando así el temido sedentarismo. También puedes optar por salir a correr, pero siempre teniendo en cuenta que es un ejercicio de mayor impacto para las articulaciones.

Sea como sea,échate a la calle con un buen calzado y muévete, de ello dependerá en gran medida tu salud y el estado de tu espalda y todo tu cuerpo. Prueba el método Duet.

Muévete y tu salud te lo agradecerá.

One Response

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *