Prepárate para el ciclismo en ruta

Prepárate para el ciclismo en ruta

Un ciclista profesional se dedica a realizar el deporte que le apasiona, las dos ruedas sin motor. Su propio cuerpo se encarga de darle fuerza a la bicicleta consiguiendo así sus logros deportivos. Pero ¿cómo lo hacen para conseguir ese ritmo de competición?

No parece nada fácil aguantar algo más de doscientos kilómetros a pleno rendimiento, y en muchas ocasiones durante varios días. Incluso una vuelta de un día requiere una preparación específica para afrontar la distancia y llegar con opciones al tramo final.

Sin duda, se trata de grandes deportistas a los que se puede emular a nivel amateur con trabajo y participando en las diferentes marchas ciclistas que hay en nuestro país. Otra opción es que te decidas por realizar <strong>alguna ruta, por ejemplo, el Camino de Santiago</strong> puede ser tu opción.

Las claves de un buen entrenamiento

Sin duda, en esta clase de deporte la clave es la resistencia. El fortalecimiento de los músculos es uno de los puntos importantes para el desarrollo de la actividad. Los profesionales están acostumbrados al trabajo que realizan, pero si eres aficionado del ciclismo, una de las recomendaciones es trabajar la espalda ya que es una de las partes que más sufre. <strong>Compatibilizar la práctica del deporte en el exterior con el gimnasio puede ser una gran idea</strong>.

La resistencia cardiovascular es importante para el desarrollo de cualquier deporte de fondo. Los profesionales la trabajan mediante sesiones de gran kilometraje (siempre menos de 200 km) alternadas con los periodos de descanso.

A nivel amateur puedes optar por realizar salidas inicialmente de una media hora e ir aumentando su importancia temporal a lo largo de los siguientes ciclos. Descubrirás que es una buena manera de mantenerse en forma.

La resistencia muscular es otro de los puntos claves en el desarrollo de este deporte, con ella consigues reducir el riesgo de lesiones musculares. Desarrollar el tren inferior es clave para mejorar tu rendimiento.

Fortaleciendo los isquiotibiales y gemelos de una manera planificada, mejorarás. En el caso de los profesionales, cobra especial relevancia en los sprinters.

La preparación del ciclista profesional

Para preparar una gran prueba por etapas un profesional comienza su preparación entre doce y seis semanas antes. En el primero de los casos, si viene tras un gran parón competitivo como por ejemplo, el invierno, y en el segundo cuando ya ha transcurrido parte de la temporada.

No se trata de realizar grandes esfuerzos o muchos kilómetros, la media actual de un profesional son 20 000 al año. Esto se debe a un buen espaciamiento entre los entrenamientos y una gran planificación. Estos entrenamientos están planificados por horas debido a que no siempre se preparan en el mismo terreno.

Para comenzar su preparación después de un largo parón muchas veces recurren al transmoto, una técnica que les permite simular la tensión y la velocidad en carrera. Gracias a ella van recuperando las sensaciones de cara a las siguientes sesiones.

Durante éstas, cuando son en carretera, suelen salir en la denominada grupeta, con ello se mantienen frescos mentalmente gracias a la compañía. Durante estos periodos de preparación suelen realizar las denominadas concentraciones en altura, para adaptar el organismo a menores niveles de oxígeno mejorando así el rendimiento.

Previamente a la competición suelen acumular algunos días de descanso con salidas cortas, para mantener las sensaciones pero sin desgastarse. Esto les permite mantener una progresión durante la competición y llegar descansados tanto física como mentalmente.

La alimentación de los grandes corredores

Durante la preparación de las grandes citas del año la alimentación del ciclista lleva un plan nutricional preparado y adaptado a él, todo ello para llegar “fino” a la competición.
Un día de etapa cualquiera empieza en el desayuno, se priorizan los hidratos para conseguir energía de rápida absorción acompañados de algo de proteínas.

Durante la etapa el corredor no debe sentir ni hambre ni sed, se debe adelantar al organismo, es por ello que tiene que mantener una constante hidratación al mismo tiempo que ingiere nutrientes de rápida absorción.

Los cereales y los lácteos son ideales al finalizar la etapa, para reponer de manera rápida los niveles de energía. Durante la cena la proteína es la estrella, carnes o pescados sirven para comenzar a llenar los depósitos para el día siguiente.

La bicicleta es una disciplina deportiva que ayuda a disfrutar del día y los paisajes. No dudes en complementarlo con el gimnasio. Las marchas cicloturistas son una manera de conocer nuevos entornos y disfrutar con gente a la que le gusta lo mismo que a ti. Ya sabes, anímate a practicar deporte.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *