Abdominales hipopresivos ¿por qué son tan saludables?

Abdominales hipopresivos ¿por qué son tan saludables?

Los abdominales hipopresivos están de moda. Si aún no sabes en qué consisten o cuáles son sus beneficios, no te preocupes, hoy vas a despejar todas las dudas y sabrás por qué se recomiendan, sobre todo, para mujeres tras el parto.

¿Qué son los abdominales hipopresivos?

La actividad hipopresiva te permite fortalecer la musculatura del suelo pélvico y la faja abdominal. Gracias al aumento del tono muscular, disfrutarás de beneficios terapéuticos a nivel general y mejorará la salud de tu espalda.

¿Cómo realizar los abdominales hipopresivos?

Para ejecutar los abdominales hipopresivos necesitas generar en el abdomen una hipopresión dominando la posición del cuerpo. Para ello, puedes comenzar en un principio de forma estática y, una vez aprendida la técnica, continuar realizándola en movimiento.

Para realizar abdominales hipopresivos debes contraer el diafragma en apnea respiratoria o espiración. De este modo, se consigue un efecto succión en las vísceras al tiempo que fortaleces y elevas la musculatura del suelo pélvico y la faja abdominal. Beneficios principales de practicar abdominales hipopresivos:

  1. Mejora la circulación.
  2. Tonifica los músculos.
  3. Mejora el control de la respiración y aumenta tu capacidad respiratoria.
  4. Reduce el contorno de la cintura.
  5. Mejora la postura.
  6. Previene y rebaja las incontinencias urinarias.
  7. Mejora la salud de la espalda.
  8. Mejora el rendimiento deportivo y la condición física.
  9. Posibilita un mayor bienestar.
  10. Previene hernias.

Esta actividad no está indicada para mujeres embarazadas o personas con hipertensión, pero es muy efectiva una vez has dado a luz. Si acabas de ser madre, seguro que echas de menos tu figura anterior al embarazo. Despegarte de tu bebé para ir al gimnasio y recuperar tu vientre plano a veces se torna imposible. Los hipopresivos son ejercicios posturales y respiratorios que engloban a una gran cantidad de músculos y disminuyen la presión intraabdominal.

Para practicar el ejercicio necesitas ropa cómoda y realizarlo en apnea respiratoria, con posturas que facilitan la tracción postural del diafragma. Con ello, reduces la presión intraabdominal, activas la musculatura perineal y elevas los órganos internos. Dado que con los hipopresivos se trabaja desde el interior, es posible restablecer los cambios que la gestación ha producido en el organismo, apreciando los resultados desde el primer mes.

​Tras el período de embarazo y parto, el cuerpo sufre diversos cambios físicos que pueden afectar a la autoestima. El suelo pélvico, la postura, el equilibrio emocional y el abdomen suelen ser los mayores retos de las madres. Por tanto, los ejercicios hipopresivos son la forma más rápida y eficaz de recuperarse.

Beneficios de los hipopresivos tras el parto

  • Recuperación postural. Una musculatura débil unida a factores de riesgo como el sedentarismo, el sobrepeso, o hábitos de vida poco saludables, crean a largo plazo disfunciones estructurales, además de posturales. Al fortalecer las estructuras estabilizadoras de la columna es posible reposicionar el eje de gravedad, disminuir las curvas lumbares y gozar de una mayor sensación de confort en la postura.
  • Mejora el tránsito intestinal. Tras el parto es frecuente sufrir estreñimiento, una dieta equilibrada y el ejercicio físico periódico resultan esenciales para tener un buen tránsito intestinal. La gimnasia hipopresiva es un coadyuvante para regular el tránsito intestinal, ya que ayuda a la movilización visceral y disminuye la presión intraabdominal.
  • Disminuye el dolor de espalda. Durante el embarazo se producen muchos cambios anatómicos, fisiológicos y mecánicos relacionados con el dolor. Como consecuencia, se produce una mayor pronunciación de la curvatura lumbar que, unida al cambio en la pelvis y al aumento de peso, produce un estrés vertebral que puede originar lumbalgias. Durante la gestación es posible la compresión del nervio ciático, que puede ser la causa de que se relaje la musculatura abdominal y permita crecer al bebé. La pelvis se congestiona y desencadena un desequilibrio muscular y una compresión a nivel nervioso. El dolor se suele identificar en la zona anterior al pubis o en la zona lumbar, debido al cambio de estabilidad tanto en la pelvis como en los sistemas de sujeción ligamentosos y musculares.
  • Mejora la diástasis de rectos. Es común la diástasis abdominal para favorecer la gestación, la cual reduce la funcionalidad y la integridad de la pared abdominal originando inestabilidad lumbopélvica o dolor lumbar. La actividad hipopresiva devuelve la acción de corset que se ha perdido durante el embarazo.
  • Recolocación visceral. El efecto succión del área abdominopélvica consigue disminuir la tensión ligamentosa. Por eso, ayuda en la recolocación de las vísceras.
  • Refuerzo y tonificación de la musculatura abdominal La gimnasia abdominal incide sobre la musculatura estabilizadora de la columna y sobre los músculos de la pared abdominal. La recolocación postural y el reforzamiento muscular reducen el perímetro de cintura abdominal. Puedes llegar a reducir entre 4 y 10 centímetros en 2 o 6 meses.

Otros de los beneficios de los abdominales hipopresivos son prevenir la depresión post parto, mitigar las secuelas de una intervención quirúrgica, revertir la incontinencia urinaria e, incluso, mejorar la función sexual y la vascularización. ¿Te animas a practicarlo?

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *