Consejos para compaginar trabajo y deporte

Consejos para compaginar trabajo y deporte

Saber conciliar trabajo y deporte es una tarea que, en los tiempos que corren, se antoja necesaria si pretendes mantener una vida saludable en la que el ejercicio físico colme buena parte de tus actividades diarias y no resientas tu economía.

Todos conocemos a alguna persona que se escuda en sus largas jornadas laborales para no hacer ejercicio. La falta de tiempo y el cansancio suelen ser las excusas más recurrentes para no someterse a la sesión diaria de deporte, desaprovechando así sus beneficiosos efectos saludables y reconfortantes.

Sin embargo, la primera premisa para compatibilizar trabajo y deporte es precisamente mantener uncompromiso con el deporte. Esto significa algo más que hacer ejercicio, implica amar el deporte, el sacrificio, la superación de los objetivos y el deseo de abrazar una vida más sana.

¿Sigues sin ver tan sencillo dedicar una parte de tu tiempo a practicar deporte, porque tus obligaciones laborales no te lo permiten? A continuación, te aportamos una serie de consejos relacionados con el deporte y la vida saludable para que tu trabajo no termine por determinar la balanza del lado de la vida sedentaria. ¿Nos acompañas?

Tips que te harán organizar el trabajo y el deporte de forma efectiva

Además de mantener el imperativo compromiso con el ejercicio, existen otros trucos que harán que no tengas que buscar más excusas para no tener una vida más saludable. Toma nota:

– Aprovecha los fines de semana. Partiendo del supuesto de que tu jornada laboral es de lunes a viernes, se entiende que es durante los sábados y domingos cuando más se puede disfrutar del tiempo de ocio, tiempo donde incluimos los minutos dedicados al ejercicio y que, de paso, restan tiempo a funciones menos aconsejables. Además, al disponer de más tiempo puedes disfrutar de actividades concernidas con el ejercicio que impliquen mucho tiempo (largas jornadas de senderismo, trail running  o ciclismo, por ejemplo)

– Forma un grupo de deporte con los compañeros de trabajo. Es posible que en tu entorno laboral encuentres a algún compañero en la misma situación, con preocupaciones y gustos deportivos similares. Hacer ejercicio con los colegas de la empresa supone varias ventajas que no tienen por qué estar relacionadas con el deporte: mejor ambiente de trabajo, posible ahorro de costes y, sobre todo, es un reclamo para fortalecer la palabra compromiso, no solo con el deporte sino contigo mismo, ya que se ven involucradas más personas y puede ayudarte a no “tirar la toalla”.

– Organización. Sabiendo a grosso modo cómo va a ser tu semana laboral, puede servirte de ayuda elaborar un planning que, además de obligarte a hacer deporte, te sirva para organizar mejor tu tiempo fuera de las obligaciones laborales.

– Cualquier momento es bueno. Cuando te halles con ratos muertos donde no sabes muy bien qué hacer resulta más saludable y revitalizante sustituir una actividad como ver la televisión por una deportiva o, incluso, combinarlas. ¿Qué te parecería ver la televisión mientras te ejercitas en una bicicleta elíptica, por ejemplo?

– El deporte es importante pero no es lo primero. No pretendemos comunicar que todo el tiempo que pases fuera del trabajo lo dediques a hacer ejercicio, ni mucho menos. Eso es agotador física y psicológicamente y antes o después hará que termines aborreciendo el deporte. Disfruta mucho de la compañía de tus amigos y familiares.

Haz vida saludable dentro del trabajo

Además, durante cualquier jornada laboral se pueden realizar funciones relacionadas indirectamente con el deporte y la vida sana, que son igualmente saludables. Nos referimos a rutinas o hábitos como:

– Aparcar el coche lejos del trabajo. Es cierto que el tiempo es oro y que si el puesto de trabajo está lejos de casa no facilita el poder ir caminando. No obstante, siempre puedes aparcar tu vehículo a una distancia que te obligue a caminar unos cuantos metros. Una distancia que equivalga a unos 10 minutos andando es factible y como rutina diaria resulta muy saludable.

– Sube y baja por las escaleras. Otra forma de ejercitar el cuerpo es no buscar las comodidades que ofrece un ascensor. Es posible que trabajes todo el día sentado y resulta conveniente explorar actividades que te obliguen a no estar sentado todo el día.

– Cuida la alimentación. Recuerda que de poco sirve tener un planning de actividades deportivas acertado si después la alimentación no es la correcta. Si comes en el trabajo, procura llevar una dieta equilibrada.

Como ves,trabajo y deporte son perfectamente compatibles y, salvo en algunas ocasiones puntuales, el no hacer ejercicio por culpa del trabajo es más una excusa que un impedimento real. Aunque sea de forma un poco más limitada, cualquier trabajo deja tiempo suficiente para que disfrutes de la compañía de tus seres queridos y de tus sesiones deportivas. Tan solo requiere que dispongas de esa predisposición para consolidar tu compromiso con el deporte, que al fin y al cabo es un compromiso contigo mismo.

One Response

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *