¿Qué es el HIIT?

¿Qué es el HIIT?

¿Te suenan las siglas HIIT? Seguro que las has oído en más de una ocasión, sobre todo si te mueves en círculos donde la cultura fitness es una filosofía de vida. Corresponden al término en inglés ‘High Intensity Interval Training’, que traducido significa: entrenamiento de intervalos de alta intensidad.

Un método de preparación cardiovascular que para muchos es la técnica más efectiva que existe en la actualidad en este sector, por cuanto te permite quemar calorías como ningún otro entrenamiento a la par que fortaleces tus músculos y tonificas tu cuerpo.

El workout HIIT es la rutina ideal para ti, que deseas obtener los mejores resultados en el menor tiempo posible, evitando maratonianas jornadas de gimnasio y esfuerzos titánicos. Este sistema de ejercitación puede extenderse desde 5 hasta 45 minutos, en función de la zona muscular que desees trabajar, el tiempo del que dispongas, tu estado de forma y muchos otros factores.

Esta técnica te va a ayudar a maximizar el rendimiento y minimizar el esfuerzo, si bien es importante que cuentes con buen tono físico para ponerla en práctica. Al ser una rutina de trabajo exigente, puedes correr el riesgo de sufrir alguna lesión si te sometes a ella sin que tu cuerpo esté preparado.

Procesos que activan la quema de calorías

El enfoque delentrenamiento HIIT se basa en diversos periodos de actividad física de elevada intensidad en secuencias repetidas, intercaladas con tiempos de recuperación variados, que consiguen impulsar y acelerar tu metabolismo y aumentar tu consumo de oxígeno.

Para que el ejercicio que realices pueda ser considerado de alta intensidad, debes tener presente que tu ritmo cardíaco tendrá que estar entre el 85 y el 100 por cien de tu ritmo cardíaco máximo individual durante el espacio que dure el entrenamiento.

Igualmente, es importante que te asegures de que en los tiempos de recuperación entre secuencias de actividad tu ritmo cardíaco se mantenga entre el 40 y el 50 por ciento de tu ritmo cardíaco máximo individual. Es fundamental para que tus períodos de descanso resulten efectivos.

Beneficios del HIIT

En el gimnasio, en el parque, en tu casa o donde quieras llevar a cabo tu rutina de ejercicios, el HIIT es ideal para quienes persiguen resultados a corto plazo. Además, ofrece muchos otros beneficios importantes. Durante los períodos de actividad física de intensidad elevada tu cuerpo alcanza un nivel de oxígeno por debajo del que necesita para mantenerse, por lo que debe restablecerse hasta alcanzar el que tenía previamente al ejercicio.

Por tanto, inmediatamente después de terminar tu rutina de entrenamiento, tu cuerpo experimentará un exceso de consumo de oxígeno (EPOC), lo cual acelera tu metabolismo y te permite quemar entre un 6 y un 15 por ciento más de calorías en comparación con otros métodos de ejercicio aeróbico.

Mientras tu cuerpo quema calorías es capaz de seguir ganando masa muscular. El aumento en el metabolismo te servirá también para bajar tu presión arterial, aumentar tu salud cardiovascular, mejorar tus perfiles de colesterol y estimular la sensibilidad de la insulina, que es la sustancia que utilizan los músculos en activo para utilizar la glucosa con más rapidez para obtener la energía necesaria.

Rutinas y pautas a aplicar en el HIIT

Desde la década de los 90 hay estudios que se realizaron para valorar el efecto del HIIT en el organismo, que destapan que te permite quemar el triple de grasa corporal que con el entrenamiento cardiovascular clásico.

Está demostrado que 27 minutos de este método tres veces a la semana, es decir, 81 minutos, produce los mismos efectos positivos que un entrenamiento cardiovascular aeróbico de 60 minutos cinco veces a la semana, o lo que es lo mismo, 300 minutos a la semana.

Esta es una de las pautas que debes aplicar a la hora de poner en práctica esta técnica de trabajo. Programa tres sesiones semanales en función de tu nivel, y ten en cuenta que cualquier ejercicio cardiovascular puedes practicarlo con intervalos de alta intensidad (picos de intensidad).

No importa que estés en el gimnasio en la cinta de correr, la bicicleta elíptica o la estática, en la piscina o en cualquier otro lugar como tu casa o la calle. La clave está en poner tu cuerpo al límite en intervalos de tiempo mezclados con períodos de recuperación.

Un ejemplo de rutina de HIIT de nivel básico puede ser comenzar con 5 minutos a trote, intercalar 30 segundos a sprint con otros 30 a trote el número de veces oportuno en función de la semana y enfriar con otros 5 minutos a trote. Debes repetirlo tres veces a la semana.

Como has podido comprobar, este método de entrenamiento tiene mucho que ofrecerte. Lánzate a probarlo y te sorprenderás con los resultados que vas a conseguir en muy poco tiempo.

One Response

  1. […] Puedes realizar todo tipo de ejercicios de flexibilidad, equilibrio y fuerza. Trabajar abdominales o glúteos, bíceps y tren superior o inferior en ejercicios de musculación, sentadillas, realizar tablas de ejercicios quemagrasas y utilizar diferentes sistemas de entrenamiento, incluidos cardiovascular y los entrenamientos por intervalos o HIIT. […]

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *