Las diferencias entre yoga y pilates

Las diferencias entre yoga y pilates

Yoga y pilates son dos modalidades deportivas próximas que se practican como método de relajación o para la recuperación de determinadas lesiones. No obstante, es importante que sepas que existen importantes diferencias entre ambas porque cada una de ellas tiene unas características específicas y persigue unos objetivos distintos.

Por lo tanto, si tienes dudas a la hora de decantarte por la práctica de una u otra, lo mejor es que antes de tomar una decisión reflexiones sobre lo que vas buscando y sobre qué actividad se adaptaría mejor a tus creencias y a tu forma de ser.

Lo primero que necesitas conocer es el origen de ambas disciplinas. El yoga surgió en la India hace alrededor de cinco mil años y se creó para que quien la practique sea capaz de conocerse mejor a sí mismo. Para conseguirlo es necesario alinear espíritu, mente y cuerpo.

Sin embargo, el nacimiento del pilates obedece a otro tipo de razones. Lo inventó a principios del siglo XX Joseph Pilates como modo de fortalecimiento y rehabilitación del cuerpo.

Se trata de una disciplina que tiene dotes reparadoras, como bien saben los bailarines, que por el tipo de actividad que realizan suelen tener importantes secuelas físicas. Es tal su capacidad regeneradora que a principios de la I Guerra Mundial fue uno de los principales métodos utilizados para la rehabilitación de los soldados que resultaban heridos en la contienda.

Yoga y pilates son dos tipos de ejercicios físicos y poses que sirven para que mejore la conexión entre la mente y el cuerpo o para ganar en fuerza y flexibilidad. El objetivo último del yoga es trabajar con la mente y las emociones, y el del pilates, mejorar la postura y los movimientos.

Por cierto, el pilates tiene como elementos de apoyo la utilización de distintas máquinas mientras que el yoga recurre a bloques, correas o mantas.

¿Para qué te sirven las cases de yoga y las de pilates?

Para perder peso, haz pilates. Aunque ambas disciplinas te ayudarán a fortalecer y tonificar tus músculos, el adelgazamiento solo llegará con la práctica del pilates gracias a las máquinas y a las posiciones que se utilizan para la realización de esta actividad.

Para ganar en flexibilidad, haz yoga. Porque se trata de una actividad que no requiere movimientos tan intensos o fuertes como el pilates. Además, para esta actividad, fundamentalmente de relajación, se utilizan otro tipo de utensilios. Esta disciplina proporciona mucha más flexibilidad.

Para ganar fuerza, haz pilates. En primera instancia, lo que se pretende con esta actividad es relajar todos los músculos que se encuentren en tensión y posteriormente fortificarlos.

Para adquirir más resistencia, haz pilates. Se consigue con la ayuda de unas máquinas que se dedican a este menester y con la realización de una serie de ejercicios para los que es necesaria la utilización de colchonetas. Se trata de ejercicios que guardan mucha similitud con los que se realizan en un gimnasio.

La práctica del yoga mejora el equilibrio espiritual y de la salud

Mejora la flexibilidad, la fuerza y el equilibrio del cuerpo, la mente y el espíritu mediante la práctica de una posturas llamadas asanas que, además, sirven para limpiar y desintoxicar el organismo.

También con determinados ejercicios de respiración conocidos como pranayama y con el recurso a la meditación se consigue reducir la tensión y el estrés; lógicamente, todos estos aspectos redundan en una mejora sustancial del bienestar del individuo y de su estado de salud.

Mejoras concretas del yoga

1.- Regula la presión arterial.

2.- Mejora la digestión y el metabolismo.

3.- Fortalece el sistema inmunitario.

4.- Incrementa la productividad del individuo.

La práctica del pilates mejora el estado físico y la salud

​Sirve para conseguir que el vientre sea más plano y para fortalecer los músculos abdominales. Se trata de una actividad que resulta de lo más interesante porque ayuda a estabilizar la columna vertebral y a mejorar el equilibrio y postura. Cuando se superan estas fases, el individuo gana mucha confianza en sí mismo.

Gracias a la utilización de máquinas específicas de trabajo, los músculos se transforman y pasan a ser mucho más largos, fuertes y delgados. Al adquirir  mucha flexibilidad y fuerza las heridas se curan con suma facilidad. Además, al mejorar tanto el estado de forma, el cuerpo está menos predispuesto a sufrir heridas.

Al contrario de lo que sucede con el yoga, el pilates no está preocupado por la filosofía sino por la mejora de los aspectos físicos.

A modo de resumen es importante que tengas claro que la función del yoga es ganar en estabilidad emocional y equilibrio, mientras que la del pilates es mejorar el estado físico del individuo. Y que ambas disciplinas sirven para estar mucho más sanos. Recurrir a ellas te puede venir muy bien si quieres que tu cuerpo mejore sustancialmente por dentro y por fuera.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *