¿Nutrición gimnasio o ambos? Consejos para combinar ambos mundos

¿Nutrición gimnasio o ambos? Consejos para combinar ambos mundos

Lo primero que piensas cuando por fin te decides a perder peso es si con una dieta lograrás deshacerte de esos kilos que te sobran. ¿Apuntarse a un gimnasio es la solución? Si haces dieta sin hacer ejercicio no será suficiente. Tampoco si haces ejercicio y no lo complementas con una buena alimentación. Si lo combinas bien, los resultados serán siempre óptimos. Aquí te explicamos cómo hacerlo.

Combina nutrición y gimnasio

La teoría dice que si quemamos más calorías de las que ingerimos perderemos peso. Aunque lo más importante es hacerlo de forma saludable para que nuestro organismo gane en bienestar. Los resultados harán que te sientas bien luciendo un cuerpo envidiable.

El ejercicio y la dieta han de ser proporcionados

Practicar regularmente ejercicio nos obliga a llevar a cabo dietas adecuadas. No es aconsejable perder peso si ello conlleva arriesgar la salud. Comer de todo sí, pero en las proporciones correctas. Y sin saltarse ninguna comida. Para prevenir riesgos innecesarios es conveniente que ingieras algún alimento antes de hacer ejercicio. Nunca lo realices en ayunas, ya que tu cuerpo se quedará sin azúcar y sentirás una mayor sensación de agotamiento y de fatiga. Tampoco lo hagas después de un atracón.

Hay que ingerir proteínas, hidratos de carbono y grasas.

No es necesario que renuncies a ninguno de estos tres grandes grupos de alimentos porque todos son necesarios. Será tu actividad física la que te obligue a tomar unos u otros en mayor medida. Por ejemplo, la realización de ejercicios aeróbicos requiere la ingesta de alimentos ricos en carbohidratos cuya absorción por parte del organismo es mucho más lenta. Y las proteínas son necesarias si ejercitas los músculos. Los alimentos ricos en proteínas harán que ganes en tonicidad evitando la flacidez. Las carnes magras, los huevos o las legumbres no deben faltar en tu dieta. Pero recuerda que las dietas hiperproteicas, esto es, las que potencian la ingesta de proteínas, no combinan bien con el deporte, ya que casi no aportan hidratos de carbono y debilitan mucho.

En la variedad está el gusto

Apuesta por una dieta variada en nutrientes realizando cinco comidas al día. Si haces deporte es aconsejable que comas muchas veces pero en las proporciones adecuadas.

No te obsesiones con las calorías

Aunque sí que es importante que sepas las que contiene cada alimento. El equilibrio entre la dieta y la práctica de deporte será mucho más confortante. Si conoces la pérdida de calorías que conlleva el ejercicio que realizas obtendrás beneficios a la hora de darte algún pequeño capricho culinario.

Los pilares básicos de la buena alimentación

Las frutas, las verduras y las hortalizas deben estar en lo más alto de tu escala alimenticia por ser los alimentos que menos engordan y los que más vitaminas, minerales y fibras aportan. Recuerda que las dietas milagro son el camino más rápido para llegar al fracaso. No las sigas porque son las preferidas del famoso de turno que luce un cuerpo estupendo. Esas son dietas que utilizan protocolos muy agresivos que te harán recuperar el peso que habías perdido, e incluso más. Recuerda que la ingesta de nutrientes en la proporción adecuada es la que te proporcionará la energía necesaria para poder practicar ejercicio.

La hidratación, otro pilar importante

La correcta hidratación es fundamental a la hora de adelgazar haciendo deporte y comiendo sano. El agua ayuda a eliminar las grasas y las toxinas de tu cuerpo y te ayudará a recuperar las sales minerales. Es indispensable tanto en la dieta como en el ejercicio. Bebe mucha agua antes, durante y después de hacer ejercicio.

La práctica del deporte adecuado y en su justa medida

La intensidad con la que haces ejercicio también ha de ser variada y equilibrada. Combina los ejercicios aeróbicos con los de fuerza. Por ejemplo, sal a correr un día y al otro ejercítate en el gimnasio. No te centres en una actividad deportiva ya que no obtendrás los mismos resultados que si las alternas. Combina los ejercicios cardiovasculares, esto es, montar en bicicleta, correr o andar, con ejercicios tonificantes como levantar pesas.

Ponte siempre en manos de un profesional

La dieta que debes seguir y que vas a complementar con el ejercicio debe aconsejártela un profesional. Él es quien mejor sabe cuál es la correcta para tu salud, tus expectativas y tu ritmo de vida. Además, tu monitor de gimnasio  también debe saber la dieta que estás haciendo para aconsejarte los ejercicios que mejor se adaptan a ella.

Constancia y perseverancia

Es muy importante que seas constante. Realiza ejercicio dos días a la semana. Aunque si no te esfuerzas demasiado puedes entrenar casi a diario.

Te animamos a mantenerte activo física y mentalmente. La vida saludable es el mejor atajo para disfrutar plenamente. Y la mejor manera de sentirse vivo.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *