Los beneficios que no conocías de hacer pesas

Los beneficios que no conocías de hacer pesas

Sin lugar a dudas, una de las principales razones por las que empezamos a entrenar con pesas en el gimnasio es para “ponernos fuertes”. Dicho de otra manera, para lucir mejor. El trabajo con pesas te ayudará a ganar masa muscular, por lo que tu cuerpo lucirá mejor, ya que si entrenas bien podrás conseguir una musculatura mucho más definida. Está claro que el aspecto estético es razón más que suficiente para entrenar con pesas, pero tenemos más razones para empezar a utilizar las pesas en el gimnasio.

Te sentirás mejor

Y no solo porque verás que tu cuerpo luce mucho mejor, sino porque uno de los efectos de las pesas es precisamente una mejora del estado de ánimo por culpa de las endorfinas que se liberan durante el entrenamiento. Es una sensación que te ayudará a sentirte con más energía. Además, poco a poco notarás los efectos del entrenamiento en tu imagen, y tanto la mejora física como la paulatina mejora al subir el peso o la intensidad del entrenamiento te permitirán ganar confianza en ti mismo y querer entrenar más para seguir mejorando.

Pero la cosa no acaba aquí. Muchas veces, esa mejora en el entrenamiento va acompañada de otra en tu dieta que debería ir acompañada de unas mejores sensaciones y una satisfacción personal que te permita disfrutar de la vida. No podemos olvidar que muchas veces las pesas tienen un efecto desestresante, así que después de un duro día en el trabajo o en clase no hay nada más relajante que dar rienda suelta a todo el estrés y la rabia acumulados completando un gran entrenamiento para sentirse mucho mejor.

Te ayudarán a perder peso

Hay muchos mitos sobre las pesas y el aumento o la pérdida de peso. Uno de los más conocidos es que las pesas hacen ganar músculo y, en consecuencia, peso. Esto no es del todo cierto, ya que un entrenamiento con pesas bien dirigido te ayudará a perder peso. Pero para ello debes acudir a un buen entrenador personal. Aunque en el momento quemes menos calorías haciendo pesas que corriendo o nadando, el metabolismo sigue activo a posteriori, lo que te ayudará a quemar más calorías en términos globales.

Protegerás tus articulaciones y aliviarás el dolor

Otra leyenda urbana dice que las pesas provocan un mayor desgaste articular, con los inevitables dolores que ello comporta, pero nada más lejos de la realidad. El hecho de levantar pesas con regularidad reduce el dolor y la rigidez de las articulaciones, siempre que lo hagas con el equipamiento adecuado, el peso correcto y una buena técnica. Más allá de proteger las articulaciones, también te ayudará a mejorar la posición corporal, en especial de la espalda, por lo que el dolor será menor.

Y no solo tus articulaciones se beneficiarán de las pesas, sino que también lo harán tus huesos y músculos. Con el paso de los años, perdemos masa ósea y masa muscular, lo que puede ser un peligro a largo plazo, ya que, por ejemplo, el riesgo de fractura por un golpe o caída es mayor. El entrenamiento con pesas nos ayuda a aumentar la densidad ósea y a reducir la pérdida de masa muscular y fuerza, aunque una vez más tendremos que recurrir a los servicios de un entrenador personal que nos diseñe un plan de entrenamiento adaptado a nuestras necesidades.

Las pesas ayudan al funcionamiento del corazón

La salud cardiovascular también se beneficia de las pesas. ¿Cómo? No olvides que el corazón es un músculo más, así que entrenando con pesas lo fortalecemos, a la vez que reducimos la presión arterial y minimizamos el riesgo de problemas cardíacos. Además, el entrenamiento de resistencia ayuda a reducir los niveles de colesterol malo a la vez que hace aumentar los del bueno. Estos efectos se notan hasta 30 minutos después del entrenamiento, aunque con un entrenamiento regular pueden durar hasta 24 horas.

Aumentan la libido

Pues sí, las pesas también mejoran el deseo sexual. Es uno de los efectos más desconocidos del entrenamiento con pesas y no está relacionado con la compañía que pueda haber en el gimnasio. La razón la encontramos en que al levantar pesos pesados el organismo aumenta la producción de ciertas hormonas como la del crecimiento o la testosterona. Gracias a esta producción hormonal extra podemos levantar más peso, pero también sentimos ese aumento de la libido.

Como ves, hacer pesas tiene muchas más ventajas que limitarnos a ganar masa muscular y fuerza. El hecho de sentirte mejor después de entrenar te ayudará a rendir más en el trabajo o en los estudios; además los beneficios cardíacos, musculares y óseos son un plus para nuestra salud, y entrenando con regularidad conseguiremos mantenernos en mejor forma física, alejando de nosotros problemas relacionados con el dolor, malas posturas o la propia edad. Eso sí, entrenaremos siempre bajo la supervisión de un experto.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *