¿Quieres evitar las lesiones entrenando? Estos consejos te ayudarán

¿Quieres evitar las lesiones entrenando? Estos consejos te ayudarán

Cuando estás comenzando a entrenar para tener una mejor salud, es posible que te preguntes cómo puedes hacer más para conseguir mejores resultados. Sin embargo, lo que en ocasiones puede parecer lógico, puede tener consecuencias desagradables como las lesiones.

Las lesiones no solamente son un fastidio en el sentido de que te has hecho daño. Además, dependiendo del tipo de lesión, puede expulsarte del entrenamiento durante un tiempo prolongado. Por eso, si lo que quieres es alcanzar tus objetivos de forma segura, te invitamos a seguir estos consejos. Así, podrás disfrutar del entrenamiento y alcanzar tus objetivos, sin lesionarte.

Haz un entrenamiento personalizado

Muchas personas pueden pensar que no importa su peso, su edad o su estructura física para realizar cualquier tipo de entrenamiento. Esto no es así. Aunque puedas pensar que cualquier persona puede realizar cualquier tipo de entrenamiento, es importante que los ejercicios estén personalizados.

Imagina que eres una mujer de 50 años que nunca ha ido al gimnasio  y comienzas a hacer ejercicios pensados para hombres de 25 que van tres veces en semana. Este es un caso exagerado, pero ilustrativo. Para evitar realizar ejercicios que no van con tus características, acude a un gimnasio donde un profesional te asesore sobre los mejores ejercicios para ti.

Calienta y estira de forma adecuada antes

El calentamiento es el mejor tratamiento preventivo contra las posibles lesiones. Si comienzas a hacer ejercicio en frío, tus músculos pueden no soportar la presión y ceder, provocando una lesión muscular. Sin embargo, si antes de realizar tu entrenamiento realizas los debidos ejercicios de calentamiento, será mucho más sencillo evitar problemas.

Pero además de calentar, por ejemplo corriendo, es necesario que realices ejercicios de estiramiento. Este estiramiento también ayudará a tus músculos a prepararse para el entrenamiento posterior.


Incrementar la dureza de forma progresiva

Aunque pueda parecer que cuanto más peso levantes, más rápido alcanzarás tus objetivo, la realidad es otra. En realidad, si quieres llegar a levantar un peso, debes llegar hasta él de forma progresiva. Del mismo modo ocurre con las repeticiones o la intensidad en otros sentidos del ejercicio.

No es aconsejable que comiences con el peso o las repeticiones deseadas desde la primera vez. Esto puede causar fatiga en tus músculos y provocar una lesión que, desde luego, no acelerará tus resultados.

No realizar más ejercicio del debido

Hacer más ejercicio,durante más horas o durante más días de los indicados para tu meta, no es aconsejable en absoluto. Si, por ejemplo, te encuentras entrenando los músculos para aumentar su tamaño y te excedes en las horas de entrenamiento o no dejas los descansos entre ejercicios, puedes lesionarte.

Recuerda que, en cuestiones de avanzar hacia tu meta, es muy importante que dejes el debido espacio para los descansos. Por entrenar todos los días sin parar no vas a conseguir más resultados que si descansas los días adecuados.

Utiliza la variedad de ejercicios a tu disposición

No te empeñes en realizar toda tu actividad física en la misma máquina del gimnasio. Hay veces en que, quienes entrenan, se enamoran de un ejercicio y no lo sueltan. Creen que por pasar más tiempo en la máquina de brazos, podrán aumentar más rápido el volumen de esos músculos.

Sin embargo, debes tener presente que si entrenas siempre la misma parte del cuerpo, puedes terminar por fatigarla y resultará muy fácil que te lesiones. Por eso, en vez de centrarte en una única máquina o zona de entrenamiento, da vueltas por el gimnasio para encontrar otras que te puedan ayudar también.

Come de forma equilibrada

Cuando estás entrenando, todo el mundo te dice lo que debes comer. En ocasiones, incluso, hay quienes recomiendan eliminar completamente un grupo de alimentos de tu dieta. Pero esto puede ser un error. Debes comer alimentos de todos los grupos: carbohidratos, proteínas, minerales, vitaminas… todos son importantes y debes tenerlos en cuenta.

Ten en cuenta tus límites

Es importante que, durante el entrenamiento, escuches a tu cuerpo. Si comienza a dolerte en una zona en la que no te dolía en entrenamientos anteriores, puede que tengas un principio de lesión. Antes de continuar forzándote, es fundamental que te asegures de qué está ocurriendo en esa parte de tu cuerpo.

Además, debes tener en cuenta que no todos tenemos la misma capacidad de entrenamiento. Puede que alguien lleve años y haya aumentado en gran medida sus límites. Pero, tanto si estás empezando como si no, debes tener en cuenta tus límites y no compararte con otras personas. Imitando la fuerza o la resistencia de otras personas solo conseguirás lesionarte.

Estos han sido algunos consejos que, de verdad, esperamos que te ayuden a realizar unos entrenamientos más seguros. Siguiendo estos consejos podrás alcanzar tus objetivos del entrenamiento sin correr el riesgo de lesionarte. Así, de forma segura, podrás llevar tu entrenamiento hasta el nivel que desees. Prueba estos consejos en tu vida diaria cuando vayas a entrenar. Estamos seguros de que te ayudarán a llevar una vida más saludable y sin riesgos innecesarios.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *