Evita los tirones musculares con estos trucos

Evita los tirones musculares con estos trucos

El tirón muscular es una de las lesiones más comunes que puedes sufrir al hacer deporte. Es probable que ya hayas padecido alguno si realizas ejercicios intensos, como circuitos en el gimnasio, e incluso al llevar a cabo otros más suaves. Por ello, es importante que sepas en qué consiste esta lesión, pero, sobre todo, cómo evitarla y tratarla en caso de que aparezca.

¿Qué es un tirón muscular?

El tirón o distensión muscular, como su propio nombre indica, es una elongación o estiramiento excesivo de un músculo que provoca el desgarro de algunas de sus fibras. En casos más graves, incluso puede producirte la rotura total del músculo. Se trata de una lesión muy frecuente causada por diversos motivos. Pero, fundamentalmente, se origina por someter al propio músculo a un esfuerzo para el cual no está preparado, por ejemplo, porque no has hecho un adecuado calentamiento previo al ejercicio.

Por tanto, no existe una fórmula infalible para evitar esta lesión. Sin embargo, hay una serie de trucos y consejos que puedes aplicar y que te ayudarán a no sufrirla cuando practicas tu deporte favorito.

Consejos prácticos para evitar tirones musculares

El peor enemigo de la musculatura es la vida sedentaria. Si no practicas ejercicio físico, tus músculos se entumecerán de manera progresiva y será más fácil que sufras un tirón. Por tanto, mantener tu cuerpo activo es fundamental, no solo para tener una buena salud, sino también para prevenir este tipo de lesiones.

Sin embargo, el hecho de que practiques deporte no te liberará de sufrir tirones musculares. De hecho, se producen con frecuencia al llevar a cabo ejercicios explosivos. Por tanto, también en este caso, debes seguir una serie de pautas al hacerlo para prevenir estas dolorosas lesiones. La primera es que realices un adecuado calentamiento previo. La función de este es, justamente, estirar los músculos para que estén debidamente tonificados a la hora de hacer ejercicio y no sufran lesiones. En este sentido, un calentamiento apropiado comenzaría por la parte superior de tu cuerpo, concretamente por el cuello, y terminaría por los pies. Así mismo, cada ejercicio de calentamiento debe repetirse unas diez veces.


Otro consejo útil para evitar los tirones musculares es que te fijes bien a la hora de realizar nuevos ejercicios. Una de las principales causas de que se produzcan es su ejecución incorrecta. Por tanto, es recomendable que busques el asesoramiento de algún experto para que te oriente sobre cómo hacerlos y también en cuanto al número de repeticiones correctas. En este sentido, además, es muy importante que adoptes una postura adecuada para tu entrenamiento. Si lo desarrollas en posiciones incorrectas, los músculos irán deteriorándose poco a poco hasta sufrir un tirón e incluso una rotura.

Finalmente, te recomendamos que sigas una alimentación apropiada tanto de sólidos como de líquidos. En cuanto a estos últimos, se pierden con el ejercicio, así que debes reponerlos. Y, respecto a las comidas, no basta con ingerir el número suficiente de calorías para recuperar las fuerzas tras el ejercicio físico. Más importante es que la alimentación sea adecuada para fortalecer la musculatura. En este sentido, tienes que ingerir alimentos que te aporten minerales como calcio, magnesio o hierro. Todos ellos son esenciales para fortalecer los músculos y, por tanto, prevenir los tirones.

Cómo tratar un tirón muscular

Sin embargo, todas estas precauciones no siempre evitan la aparición de tirones musculares. Por ello, es importante que conozcas su sintomatología y cómo tratarlos. Si notas un dolor fuerte cerca de una articulación, dificultad de movimiento en alguna parte de tu cuerpo, hinchazón o mucho calor en una zona determinada e incluso si observas una mancha de color morado, es probable que padezcas un tirón muscular.

En caso de que te suceda, lo primero que debes hacer es colocar hielo en la zona afectada. Hazlo siempre envolviéndolo en una toalla para evitar que se te queme la piel y durante unos quince minutos aproximadamente. Si ves que no mejora, acude al traumatólogo porque quizá la lesión sea más grave e incluso puede haber rotura total del músculo que requiera un tratamiento más serio.

Este consiste en reposo total de la articulación dañada. A veces, el médico te prescribirá algún antinflamatorio para que baje la hinchazón. Finalmente, si la afectación del músculo es grande, tendrás que hacer sesiones de fisioterapia para recuperarte totalmente de la lesión. En cualquier caso, será el especialista quien te indique el tratamiento.

En conclusión, los tirones musculares son bastante frecuentes cuando realizas ejercicio físico intenso. Por ello, debes seguir una serie de pautas para evitarlos. Y, en caso de que se produzcan, tratar la zona afectada con frío y acudir al médico para que, ayudado por la tecnología, determine la amplitud del daño y te prescriba el tratamiento apropiado. No obstante, carecen de gravedad. Y la mejor manera de evitarlos es que estés en forma. Por eso, te animamos a hacer ejercicio y a comer bien.


Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *