Cómo incentivar ir al gimnasio en tus hijos

Cómo incentivar ir al gimnasio en tus hijos


El problema de la obesidad infantil está alcanzando proporciones graves. Según los expertos, las generaciones actuales podrían vivir menos años que sus padres a causa de ello. Los videojuegos, los peligros de las calles y, en general, la vida sedentaria hacen que no quemen las calorías necesarias para mantener un buen estado físico. Por todo ello, es fundamental que inculques en tus hijos el gusto por practicar deporte e ir al gimnasio es una de las mejores opciones para ello.

Consejos para animar a tus hijos a ir al gimnasio

Realmente, no debería costarte trabajo inculcar en tus hijos el gusto por ir al gimnasio. Los niños y adolescentes son por naturaleza activos y disfrutan haciendo deporte. Por otra parte, si los educas en la práctica deportiva, seguramente la harán toda la vida, con el beneficio para su salud que conlleva. Para ayudarles a adquirir esa costumbre, hay varias pautas fundamentales que debes tener en cuenta.

La primera es que escojas una actividad deportiva apropiada a su edad. Si tratas de que hagan deportes para los que aún no están preparados, lo más seguro es que se frustren y terminen dejándolo.

En relación con ello, es muy recomendable que les plantees el ejercicio físico como un juego, es decir, que no lo vean como una obligación o como algo impuesto. Si disfrutan haciendo deporte, querrán ir al gimnasio con más frecuencia y lo harán con ilusión. Igualmente, cuando veas que se esfuerzan en sus ejercicios, es bueno que se lo reconozcas con elogios. Así desearán progresar en su actividad física.

Un cuarto consejo muy importante y que no siempre es fácil de seguir es que reserves tiempo para llevar al gimnasio  a tus hijos. Tenemos una vida muy ocupada, con un ritmo veloz. Por eso, no resulta sencillo sacar un poco de tiempo para el deporte. Sin embargo, inculcar la actividad física en tus hijos forma parte de su educación y por ello es importante que hagas un hueco siempre que puedas para llevarlos al gimnasio. Igualmente, preocúpate de acercarlos hasta allí y cómprales la indumentaria adecuada. En definitiva, dales todas las facilidades para que desarrollen su actividad física.

Además, también es muy recomendable que hagas deporte con ellos. Así, les ayudarás a que realicen actividad física. Pero, sobre todo, lo verán como algo muy agradable y divertido que pueden practicar con sus progenitores. Por tanto, apúntate con ellos a alguna de las muchas clases que se imparten en los gimnasios.



Una actividad física para cada edad


Te decíamos antes que es importante que busques para tus hijos un deporte adecuado a su edad. Y merece la pena detenerse en este aspecto, porque las distintas etapas del desarrollo del niño se prestan a diferentes actividades físicas. No tiene sentido que apuntes a un niño de cuatro años a un deporte de equipo que requiere entenderlo como una actividad colectiva.

A edades tempranas, es mejor que practiquen deportes individuales como la bicicleta, lanzar la pelota o las tablas de gimnasia. En cambio, cuando van creciendo sí puedes apuntarlos a actividades físicas que se realizan en equipo como el fútbol o el baloncesto. Sin embargo, también pueden seguir practicando deporte en el gimnasio, por ejemplo en clases colectivas de fitness o spinning. En este sentido, es importante que su actividad sea colectiva porque mejorará su coordinación.

Finalmente, cuando tu hijos se convierten en adolescentes y si has hecho bien las cosas con anterioridad, habrán desarrollado el gusto por el deporte. Y cualquier actividad física les vendrá bien. No obstante, conviene que sigas animándolo a hacer ejercicio y que continúes dándole todas las facilidades para ello. La adolescencia es una etapa complicada y, a veces, pueden abandonar la práctica deportiva por diferentes razones.

De este modo, tus hijos llegarán a la edad adulta sanos y en forma. Pero, sobre todo, estarán acostumbrados a hacer deporte. Y este es necesario en todas las etapas de la vida, desde la niñez hasta la ancianidad, si bien, lógicamente, cada edad tiene su actividad física apropiada. No tiene sentido, por ejemplo, que una persona de sesenta años se inicie en la práctica del maratón. Es mejor que camine o practique otros deportes que requieran menos esfuerzo.

Por otra parte, es muy importante que sepas los beneficios que la práctica deportiva aporta a tus hijos. Además de los físicos, como huesos y músculos más fuertes, peso equilibrado, mejor estado general y menos problemas de salud, también les aportará ventajas de tipo psicológico. Por ejemplo, una mayor disciplina y una actitud más positiva ante la vida.

En conclusión, el deporte es fundamental para los niños. Y una excelente idea es que lleves a tus hijos al gimnasio. Estos lugares ofrecen muchas y variadas actividades entre las que no te será difícil hallar alguna que les guste. Anímate a ir al gimnasio con ellos.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *