Guía básica para el primer día en el gym

Guía básica para el primer día en el gym

El primer día de gimnasio tiene que convertirse en una experiencia agradable, motivadora y positiva. Cuando llegas a un sitio nuevo necesitas pasar por un periodo de adaptación hasta que consigues sentirte cómodo. Una adaptación que será más o menos rápida dependiendo del ambiente, los compañeros, los profesionales y de la personalidad que tengas.

Aquellos que frecuentáis desde hace tiempo estos centros deportivos recordaréis vuestro primer día con nostalgia y cariño. ¡Qué tiempos aquellos! Seguro que daría para contar muchas anécdotas.

Recomendaciones para tu primer día en el gimnasio

Para que tu primer día en el gym sea lo más normal posible vamos a compartir contigo una serie de pautas y consejos para disfrutes de una experiencia totalmente satisfactoria. ¡Empezamos!

Utiliza ropa adecuada

Una de las principales dudas cuando vamos al gimnasio por primera vez es qué ropa debemos llevar.

Para empezar no abuses de los complementos que llamen demasiado la atención. ¿Por qué? Porque estarás anunciando a los cuatro vientos que eres un novato y seguramente te haga sentir incómodo. Evita llevar gorras, muñequeras o cintas (por poner unos ejemplos) que al fin y al cabo no van a darte ningún beneficio a la hora de ejercitarte.

Viste ropa de deporte con la que te sientas cómodo y que no te impida hacer ningún tipo de movimiento. Y si vas a realizar actividades que implican mucho movimiento (como correr en cinta) te recomendamos que adquieras unas buenas zapatillas deportivas.

Pregunta, pregunta y después, sigue preguntando

Siendo tu primer día, lo más lógico será que estés bastante perdido. No cometas el error de empezar por tu cuenta y pregunta al monitor o entrenador que esté en la sala. No tengas vergüenza. Todos hemos sido principiantes en algún momento y no nacimos enseñados.

Pregunta sobre el funcionamiento de las máquinas para realizar los ejercicios de una forma adecuada (posición, velocidad, peso, respiración…). Este aspecto es muy importante ya que minimizará las posibilidades de que puedas sufrir una lesión.

Y déjate asesorar. Pide un plan de entrenamiento personalizado que te ayude a progresar de forma gradual. De lo contrario correrás el riesgo de no obtener los resultados que esperabas y acabarás abandonando. En definitiva, ante la duda lo mejor es que preguntes.


Objetivos realistas

Es tu primer día y estás lleno de energía. La motivación es muy importante siempre y cuando tengas un objetivo claro y alcanzable. No pretendas conseguir resultados a corto plazo que no son posibles de cumplir. Lo único que conseguirás es frustrarte y perder las ganas de continuar. 

Márcate pequeñas metas que sean viables de cumplir. A medida que las cumplas verás como tu cuerpo lo va notando.

Relaciónate con tus compañeros

Al igual que en otros deportes, dentro de un gimnasio existe el compañerismo entre las personas. Lo normal es que si eres amable, los demás también lo sean contigo y pueden ayudarte si lo necesitas en un momento determinado. No te dejes intimidar por ser el último en llegar y actúa con naturalidad.

Encuentra lo que te gusta

Realizar deporte sin que te guste puede resultarte extremadamente pesado. Actualmente, los gimnasios tienen un gran abanico de actividades dirigidas que están pensadas para realizar ejercicio de una forma divertida y eficaz. Te recomendamos que te informes sobre estas actividades y que vayas probándolas para encontrar aquella que más te guste. De esta manera, realizar ejercicio no supondrá un esfuerzo sino un entretenimiento.

No tengas prisa

Seguro que estás con muchas ganas de obtener tus primeros resultados, pero el primer día debes tomártelo con tranquilidad. No te compares con nadie ni te presiones demasiado. En un gimnasio cada persona acude por una razón diferente: perder peso, realizar un entrenamiento específico, ganar músculo, fortalecer la musculatura de una zona lesionada… Si notas que te fatigas en exceso no tengas vergüenza en parar, no fuerces. Recuerda que todos hemos pasado por tu misma situación.

Cosas que debes llevar contigo

Según las facilidades y servicios que te ofrezcan en tu centro deportivo es posible que necesites llevar más o menos cosas, pero hay dos que son fundamentales:

– Una toalla pequeña. Para que no vayas dejando el sudor por donde pases.

– Una botella de agua. Vas a sudar y mucho. Ten siempre a mano agua para hidratarte con regularidad.

Mucha gente también lleva consigo un reproductor de música para amenizar sus entrenamientos y unos guantes para proteger sus manos. Y para la ducha, no olvides toalla, chanclas y jabón.

Contrólate en tu primer día en el gimnasio

En definitiva y lo más importante, tómate el primer día en el gimnasio como una toma de contacto. Preocúpate por conocer las instalaciones y los profesionales que van a ayudarte a ponerte en forma. Intégrate y busca las diferentes posibilidades que ofrece tu centro. Y aunque tengas unas ganas increíbles de empezar a darlo todo, tómatelo con calma y empieza poco a poco.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *