¿Conviene llevar mucha ropa en el gimnasio para sudar más?

¿Conviene llevar mucha ropa en el gimnasio para sudar más?

El deporte nos ayuda a mantenernos en forma, a perder grasa corporal y a reducir nuestro peso. Muchos acudimos al gimnasio firmemente motivados y concienciados en aprovechar esa oportunidad que nos ofrece para estar mucho mejor. En gran medida, y de manera intuitiva, asociamos al sudor una suerte de liberación de toxinas y una pérdida de peso corporal, hasta el punto de que consideramos que, cuanto más transpiramos, más ligeros nos vamos quedando.

¿Es esto cierto? ¿Es realmente así o se trata de una especie de leyenda urbana de la que no conseguimos liberarnos? En buena lógica, si el sudor es sinónimo de una mayor combustión de calorías, todos aquellos recursos que nos contribuyen a incrementar esa transpiración nos estarían ayudando a conseguir nuestro propósito.

¿Quieres saber la verdad al respecto? ¿Están equivocados, o en lo cierto, aquellos que se ponen más capas de ropa de lo habitual al practicar deporte? Te lo explicamos en este artículo.

Sudar la camiseta… ¿es aún más importante?

Lucir una silueta optimizada exige mucho esfuerzo. No solo las privaciones en la alimentación y el mantenimiento de una vida activa, también machacarnos en el centro deportivo periódicamente para conseguir erradicar esos kilos de más y/o definir nuestra musculatura. Incluso los deportistas más motivados, si está en sus manos, aceptan ayudas -como los suplementos energéticos y apoyos para reducir su esfuerzo.

Cuando alguien quiere adelgazar, y ve ante sí un atajo, desea tomarlo sí o sí. El objetivo es acelerar y potenciar los efectos de la ejercitación física y, por pura asociación de ideas, en muchas ocasiones nos animamos a llevar más capas de ropa, o prendas extremadamente térmicas, que nos hagan sudar en gran medida para librarnos más rápidamente de todo cuanto nos sobra. A veces, ¡incluso puedes encontrar personas que se envuelven la barriga con plástico de cocina para incrementar este efecto!

Es verdad que tenemos poco tiempo. Para poder ir al gimnasio nos vemos obligados a organizar minuciosamente nuestra agenda. Parece lógico, pues, que caigamos en la tentación de aprovechar al máximo esos 30 o 45 minutos de actividad física de los que disponemos. ¿Es la superposición de capas o el uso de prendas térmicas una alternativa válida real? Los fabricantes de estos tejidos especiales aseguran que contribuyen a acelerar los efectos del ejercicio. Lo normal es que el cuerpo se caliente en unos ocho minutos, pero con estos textiles, que impulsan el calor, la preparación se reduce a cinco.

Los productores aseguran que aumentar la temperatura corporal ayuda a apurar el metabolismo y contribuye a quemar energía. Y, por lo tanto, a reducir calorías.

Tenlo claro: estas prendas especiales, o la superposición exagerada de capas, derriten tu cuerpo en el gimnasio. Pero esto… ¿es realmente conveniente? Y, en segundo lugar, ¿te ayuda de verdad a perder peso? Vamos a analizarlo ahora.



Riesgos del exceso de ropa para sudar más

¿Conoces cuáles son las contrapartidas de sudar mucho y derretir tu cuerpoa causa de la ropa, al hacer deporte? Te las enumeramos a continuación… y tú decides si te compensa o no sufrirlas.

Flacidez

Las prendas ceñidas, apretadas o excesivas impiden que la sangre circule, por lo que el músculo se debilita al no recibir todo el oxígeno correcto.

Deshidratación

Si recalientas tu cuerpo de este modo, lo que pierdes es mucho más líquido que grasa, así como sales y minerales, que nuestro organismo necesita. Si no repones inmediatamente esa pérdida de líquidos, puedes sufrir calambres, mareos, vómitos, cansancio antes de lo normal y, en el peor de los casos, desmayos. Al beber con la abundancia requerida, sudarás más y todo volverá a empezar.

Inflamación de la piel

Ese exceso de ropa, o de temperatura bajo ella, se convierte en humedad y roces incómodos que terminan irritando e inflamando la piel.

Erupciones cutáneas

De este modo, tu piel no respira correctamente, por lo que tus poros se obstruyen. La grasa y el sudor quedan constreñidos, y tapados, como consecuencia del uso de prendas muy ajustadas o excesivamente cálidas. Por ello, los gérmenes se encuentran muy a gusto y suelen aparecer consecuencias desagradables, como el acné y la foliculitis.

Vaginitis

En el caso de las féminas, se corre el riesgo de sufrir una infección vaginal, ya que se incrementan las secreciones y el flujo vaginal, alterándose la flora natural de esa zona.

Riesgo adicional de lesiones

No debes olvidar, por último, que estos excesos térmicos no son naturales y la intensidad de la sudoración debilita el organismo, que puede experimentar una mayor propensión a lesionarse.

Con todo esto, debes recordar que con ese exceso de sudoración lo que eliminas es, fundamentalmente, líquidos. No grasa ni esos kilos de más, reales, que te interesa eliminar. Esa merma de líquidos la recuperarás inmediatamente: sentirás sed y deberás reponerlos cuanto antes. Por ello, el sufrimiento, el malestar y los riesgos que asumes al llevar mucha ropa para sudar más no están justificados. Utiliza la ropa adecuada… y confía en tu esfuerzo para conseguir tus objetivos con naturalidad.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *