El cardio, ¿antes o después de las pesas?

El cardio, ¿antes o después de las pesas?

El deporte no es como las multiplicaciones: el orden de los factores sí altera el producto. Por eso, es una excelente pregunta plantearse qué orden de ejercicios debemos seguir al entrenar. Hace tiempo que quedó superada esa idea tonta de que el entrenamiento aeróbico y el anaeróbico son incompatibles, bajo la supuesta amenaza de perder masa y volumen muscular al combinarlos.

Hoy en día, la cuestión no es si debemos combinar ambas disciplinas, sino cómo y en qué orden nos conviene hacerlo. Y, desde luego, no es una cuestión menor: ¿sabías que en función del orden del entrenamiento estarás potenciando unos efectos u otros? Si lees este artículo, te va a quedar muy claro.

Dime lo que buscas y te diré cómo ejercitarte

No tengas dudas: combinar la ejercitación aeróbica (bici estática, cinta de correr, remo o elíptica, por ejemplo) con el trabajo de pesas es recomendable. El trabajo de cardio es buenísimo para tu organismo, tanto si estás tratando de definir tu cuerpo como de mejorar tu peso.

Lo primero que debes tener absolutamente claro es que debes trabajar por objetivos. Y no estamos hablando de tu oficina o la corporación en la que curras, sino de tu centro deportivo. El único que llegó a su destino sin plantearlo previamente fue Cristóbal Colón, que descubrió América mientras trataba de encontrar una ruta más corta hacia las Indias. Pero, cualquiera que haya estudiado un poco de historia lo sabe, estuvo a punto de morir en el intento, víctima de los elementos… y de su propia tripulación.

¿Cuál es tu objetivo?

Imagínate que participas en una competición de tiro y te presentas en ella sin saber en qué consiste la prueba. Es decir, a qué diana has de dar. Ni cuál es el propósito. No es lo mismo un campeonato de dardos que otro de tiro. ¿Qué harás si has acudido con tu arco y el torneo consiste en tiro al plato? El ridículo, por supuesto, y malgastar una oportunidad.

En lo que respecta a ir al gimnasio, también sucede igual. Ese objetivo es tu meta, pero también tu guía. Determinará cómo debes plantearte tus entrenamientos, qué rutinas y actividades hacer y, lo principal para este artículo, en qué orden.

El punto de partida es responderte a esta pregunta: quieres perder kilos  o aumentar tu fuerza? Si lo tienes claro, también vas a tenerlo igual respecto al orden a seguir.


Cuándo hacer el cardio

Si has elegido un buen gymen el que ejercitarte, sus monitores te ayudarán a contar con una tabla personalizada para alcanzar tus objetivos. En ella, sí o sí, encontrarás lo siguiente: si tu objetivo es perder grasa, comienza con el cardio antes de hacer pesas o mancuernas; si tu propósito es desarrollar tu musculatura, tendrás que empezar por la musculación. Si no lo haces así, la mayor parte de tu energía la invertirás en el trabajo aeróbico y, cuando llegue el momento de trabajar a tope para incrementar tu fuerza corporal, la fatiga te impedirá exprimirte al máximo para conseguirlo.

Trabajando aeróbico después de las pesas

Probablemente, después de una dura sesión de pesas y mancuernas, las ganas que te quedan para hacer cardio son bastante escasas. Sin embargo, invertir entre veinte y treinta minutos en este trabajo adicional ayudar a agilizar la recuperación muscular y a suavizar los posibles daños que hemos sufrido en el trabajo previo.

Si hace mucho tiempo que no practicas cardio, mejor empieza con suavidad: una sesión de entre cinco y diez minutos es un buen comienzo. Semana a semana, ve incrementando uno o dos minutos la duración total de este trabajo hasta llegar al lapso inicialmente comentado. Por lo general, no suele ser conveniente invertir más de media hora en esta actividad, porque corres el riesgo de emplear los músculos como elemento energético y provocar el catabolismo muscular.

En cuanto a la intensidad, lo idóneo es centrarte en un esfuerzo medio, de entre el 55 y el 75 %. Recuerda que el objetivo no es multiplicar tu resistencia, sino favorecer la recuperación de tu musculatura. Procura mantenerte cómodo, sin experimentar una intensa sensación de cansancio en ningún momento.

¿Qué ejercicios son los que más te convienen? Fundamentalmente, bicicleta estática, remo, cinta de correr y elíptica. Respecto a la frecuencia, dos días por semana es más que suficiente para conseguir este propósito.

Hacer cardio antes de las pesas

Una de las ventajas que nos ofrece este enfoque es conseguir un buen calentamiento previo, por lo que disminuiremos el riesgo de lesión y mejoraremos el rendimiento al aumentar la temperatura corporal. Volvemos a lo mismo, si tu principal objetivo son las pesas, realiza una sesión suave de apenas diez minutos de cardio. Si las pesas son lo secundario, puedes castigarte al máximo si tienes claro que, al muscular, tu rendimiento será escaso.

Como ves, decidir cuándo hacer aeróbico ya no tiene secretos para ti. Todo depende de lo que quieras conseguir.

One Response

  1. Hola, me gustaría perder peso, que debo hacer. Gracias

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *