¿Cómo tener un abdomen con tableta?

¿Cómo tener un abdomen con tableta?

Es muy frecuente ver a deportistas en televisión que enseñan su abdomen con tableta. A cualquiera le apetecería lucir esa superficie del cuerpo musculada. Para ello, se requiere mucha fuerza de voluntad y horas de gimnasio. Pero es posible conseguirlo. Si quieres hacerlo, basta que lleves a la práctica una serie de pautas y consejos que vamos a explicarte.

La manera de conseguir un abdomen con tableta


Es posible que alguna vez hayas intentado tener unos músculos del vientre definidos. Para ello, quizá te hayas lanzado a hacer abdominales sin parar esperando conseguirlo. Y, sin duda, estos ejercicios son los que te llevarán al éxito. Pero es imprescindible hacerlos con inteligencia.

Podría decirse que el vientre es una de las partes más difíciles a la hora de cincelar los músculos. Es la zona donde primero se acumulan las grasas y también de donde más se tarda en expulsarlas. Por todo ello, tienes que seguir unas pautas básicas para que tus abdominales se desarrollen de forma armónica y marcada. Estas pautas tienen que ver con dos aspectos fundamentales: la dieta y el ejercicio.

La dieta

Lo primero que debes hacer si quieres tener unos abdominales bien marcados es eliminar la grasa de esa zona. Mientras no lo hagas, por mucho que te machaques haciendo ejercicio, nunca serán visibles. En consecuencia, reduce los hidratos y las propias grasas en tu dieta y comienza a realizar rutinas cardiovasculares intensas y entrenamiento de fuerza.


El ejercicio


Una vez has conseguido eliminar esas grasas, es el momento de empezar a cincelar tus abdominales en casa o, mejor aún, en el gimnasio. Y, para ello, también es recomendable que sigas unos consejos.

En primer lugar, ten en cuenta que, para desarrollar tus abdominales, debes mejorar igualmente otros grupos musculares. De esta forma, al aumentar su masa, tu cuerpo consumirá más grasa y te será más sencillo perfilar tus abdominales.

Así mismo, es recomendable que solamente dediques tres o cuatro días a la semana a trabajar esos músculos del vientre. Si los entrenas todos los días, se saturarán, al igual que ocurre con cualquier otro músculo del cuerpo. Además, al dejarlos descansar, los días que los trabajes podrás hacerlo de una forma más intensa. Es decir, con mejores resultados.

Ten en cuenta que el desarrollo de cualquier músculo se logra combinando rutinas intensas con fases de recuperación. Las primeras provocan microlesiones, mientras que las segundas promueven la formación de nuevas fibras musculares. Si ejercitas los abdominales a diario, no descansarán y, por tanto, los músculos no crecerán.

Otro aspecto importante a la hora de entrenar tus abdominales es que hagas rutinas variadas. Si te dedicas solamente a realizar series de «crunch» (tumbarte boca arriba y subir el torso) acabarás harto. Y, además, no es el ejercicio más efectivo para perfilar esos músculos.

Ten en cuenta que el abdomen posee varios de esos músculos. Por tanto, para conseguir tu ansiada tableta, debes desarrollarlos todos. En consecuencia, es fundamental que incorpores a tu entrenamiento otros ejercicios aparte del citado «crunch».

Es el caso del «plank». Consiste en ponerte boca abajo apoyándote con las puntas de los pies y con los antebrazos para mantener tu cuerpo recto. Al tiempo debes apretar tus abdominales. También puedes incluir giros. Con este ejercicio, desarrollarás los abdominales transversales.

Por otra parte, también están los oblicuos, que bajan hasta la pelvis formando una «V». Para entrenarlos, puedes recurrir a ejercicios como la elevación de piernas o las elevaciones laterales. En definitiva, las rutinas para entrenar los abdominales deben ser variadas.

En este sentido, además, es recomendable que lleves un orden a la hora de ejercitar esos músculos. Debes empezar por los más débiles, que están en la parte inferior del abdomen. Y, posteriormente, seguir por los oblicuos. En todo caso, para no hacer tus rutinas muy monótonas, puedes variar los ejercicios que vas a hacer.

Algunas puntualizaciones respecto a la intensidad

Todo lo que te hemos dicho hasta ahora tiene validez siempre que aumentes progresivamente tanto la intensidad como la dificultad de tus rutinas de ejercicios. De nada te servirá hacerlos todos los días si no vas incrementando el esfuerzo. 

Si haces siempre el mismo entrenamiento con idéntico nivel de exigencia, tus abdominales se acostumbrarán a él y no conseguirás desarrollarlos. Por tanto, debes estimular esos músculos sometiéndolos a un esfuerzo cada vez mayor.

Si vas a comenzar a entrenar tus abdominales, un buen principio sería hacer tres series de veinticinco repeticiones cada una. Y deja un poco de descanso entre ellas, por ejemplo, unos treinta segundos. Así mismo, controla bien tu respiración. De esa forma, conseguirás mayor intensidad en tus ejercicios. Al realizar la contracción, expulsa el aire por la boca. Cuando relajes el músculo, inspira por la nariz.

En conclusión, puedes obtener un abdomen con tableta. El secreto está en la perseverancia, la aplicación de rutinas y técnicas correctas y en una dieta apropiada que te permita eliminar las grasas de esa zona. ¿A qué esperas para intentarlo?

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *