Cómo perder peso de cara al verano

Cómo perder peso de cara al verano

Si bien lo recomendable para llegar al verano en un buen estado físico, habiendo perdido esos kilos de más que no nos permiten tener una figura esbelta, es mantener unos hábitos saludables a lo largo de todo el año, en primavera todavía estamos a tiempo de trabajarlo

Todavía tenemos margen

Han pasado los rigores del invierno y las fiestas navideñas. El frío nos hace consumir más calorías y las festividades nos conducen a ciertos excesos. Algunos, de hecho, empiezan estrictos planes de adelgazamiento, agobiados por su mala conciencia, justo después de las Navidades o el día después de la visita de los Reyes Magos. 

La primavera representa, en cierto modo, el sprint final hacia la consecución de la figura deseada para el verano. Todavía hay tiempo para perfilar un cuerpo con el que nos sintamos a gusto. Pero, como todo lo que vale la pena en esta vida, lograrlo requerirá esfuerzo y disciplina

A continuación te damos algunos consejos para librarte del peso que te sobra antes de verano. Presta atención a lo que te vamos a contar. 

Las bases de la pérdida de peso

En primer lugar, te recordamos cuáles son los pilares principales de un plan de adelgazamiento. Se trata de la combinación de una dieta completa y equilibrada (con una presencia compensada de todos los nutrientes básicos) y practicar deporte de una manera moderada.

Una dieta saludable no implica comer menos, sino hacerlo tomando las cantidades oportunas de micro y macronutrientes. En este sentido, un nutricionista te podrá recomendar qué porcentajes de ellos debes consumir a diario. A grandes rasgos, las frutas y verduras tendrán una presencia notable en este plan de alimentación diseñado para adelgazar de un modo sostenible. No olvides, además, hidratarte suficiente. Bebe al menos entre un litro y medio o dos de agua al día. Hazlo incluso cuando no tengas todavía la sensación de sed. Tomar el agua que necesitas contribuirá a mejorar tu digestión y tracto intestinal. 

Por lo que respecta al ejercicio físico el aeróbico te vendrá muy bien como complemento de esta nutrición sana. Media hora al día bastará para conseguir tus objetivos. Por ejemplo, sal a correr al aire libre, lo que te permitirá también liberar estrés y que las tensiones no afecten a tus ritmos y horarios saludables para comer.


Un truco para no fallar en tu pérdida de kilos

Cuando te fijes objetivos comoperder peso, estos han de ser asumibles. Ponerte metas demasiado ambiciosas puede conducirte, cuando no llegues a ellas, a la frustración y resignación. Por eso, para demostrarte a ti mismo que tus objetivos son realizables, tienes que asegurarte de que sean medibles. Y, en este aspecto, te convendrá que, antes de llegar al objetivo final, existan metas volantes que te permitan obtener satisfacciones previas que te animen a seguir progresando en tu plan de adelgazamiento.

¿Cómo puedes conseguir este fin? Básicamente, contando las calorías que consumes cada día y restándoles las que quemas mediante el ejercicio físico. Si el saldo implica que la segunda cantidad es superior a la primera, estarás en el camino correcto del adelgazamiento. Aparte de leer las calorías que tienen los alimentos que consumes en su etiquetado, puedes recurrir a aplicaciones para contabilizarlas.

Consejos para perder esos kilos de más

Por otro lado, vale la pena que tomes nota de algunas indicaciones cuyo cumplimiento te ayudará a adelgazar de forma segura. 

En primer lugar, recuerda que hacer cinco comidas al día implicará que te sacies antes y no te pegues esos atracones que tanto engordan. Si repartes la ingestión de calorías durante todo el día, comerás con menos ansiedad. Por tanto, comerás también menos. Aparte, te interesa dar la importancia que realmente tiene al desayuno. Si empiezas pronto con esta comida, acelerarás el metabolismo de tu cuerpo. Recuerda, por otra parte, que hay alimentos que contribuyen a acelerar el metabolismo, como el té, igual que también los hay especialmente saciantes. 

Tómate tu tiempo para las comidas. Si evitas comer estresado y te dedicas a masticar suficientemente los alimentos, los digerirás mejor. De esta forma engordarás menos. Asimismo, ten en cuenta que has de descansar, si puedes, las ocho horas recomendadas. Si lo haces, no padecerás los trastornos de hábitos y estados de ánimo alterados que implican que comas más y peor. 

Recomendaciones sobre hábitos a evitar

Ten claro que no debes optar por las popularmente conocidas como dietas milagro, que son las que te prometen una espectacular pérdida de peso en poco tiempo. Estos planes de adelgazamiento suelen provocar el temido efecto rebote, que consiste en una recuperación rápida del peso perdido. Además, como conllevan una restricción de determinados nutrientes, estas carencias no son buenas para la salud.

En definitiva, sigue estas pautas y llegarás al verano con la figura moldeada que deseas. ¡Pon en práctica nuestros consejos!


Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *