La práctica del Body Combat

La práctica del Body Combat

El body combat lleva años como actividad referente en el panorama fitness. No todo el mundo lo conoce, pero se ha convertido en un básico en cualquier gimnasio.

A continuación profundizamos en sus características y los beneficios que aporta. Presta atención.

¿Cuál es el origen de este ejercicio?

El body combat nació en Nueva Zelanda en el 2000. Su fundadora fue Nathalie Leivas, a quien hemos de agradecerle que conjuntara ritmos y movimientos en las sesiones de este, por entonces, nuevo ejercicio.

Hoy en día este tipo de entrenamiento se ha popularizado y consolidado por todo el planeta. Y, como la exigencia de quienes disfrutan practicando estos ejercicios es máxima, la casa Les Mills no ha dejado de perfeccionarlos. Es interesante saber que  los profesores que se dedican a esta disciplina están reciclándose constantemente, aprendiendo y enseñando las nuevas coreografías

¿En qué consiste el body combat?

Se trata de unas sesiones de ejercicios que mezclan música y movimientos propios de los deportes de contacto. Nos referimos a disciplinas como el boxeo, el muay thay, el kickboxing, el capoeira, el judo, el karate, el taichi o el taekwondo.

Por lo tanto, las patadas y los golpeos al aire son las bases de estos ejercicios, pero no son los únicos movimientos que se hacen en ellos. Ten en cuenta que también se realizan saltos, flexiones, giros y otras técnicas propias de los deportes de lucha que te hemos nombrado.

Además, podrás hacer todos estos movimientos al compás de la música. De una música que mezcla tanto temas modernos como clásicos. Pero siempre se tratará de canciones que impriman mucho ritmo. Recuerda, por consiguiente, que las clases de Body Combat son coreográficas.

¿Cómo se estructura una sesión de Body Combat?

Por lo general, una clase de estos ejercicios dura alrededor de una hora. No obstante, también existen sesiones que se alargan durante aproximadamente media hora o cuarenta y cinco minutos. Se tratan de clases express especialmente diseñadas para quienes, por falta de tiempo libre, no pueden permitirse dedicar más tiempo a este entrenamiento. En estos casos se concentran los esfuerzos en esas sesiones más concentradas.

A grandes rasgos, una sesión de Body Combat  se estructura en diez tracks o canciones. El primer tema se utiliza para ir calentando, el penúltimo se reserva a imprimir fuerza a los movimientos y el último sirve para realizar estiramientos. En los siete de la parte central de los ejercicios se llevan a cabo ejercicios coreográficos que suponen el grueso de la sesión.

Tienes que estar muy atento a las indicaciones del técnico deportivo. Aunque te encuentres en tu primer día de Body Combat y creas que no vas a ser capaz de seguir las coreografías, te darás cuenta de que no tardarás en repetirlas con facilidad. Será cuestión de que acudas a estas rutinas con regularidad. De esta manera, en dos o tres sesiones no te costará engancharte a sus ritmos.

Cuando pasen dos o tres meses, por otro lado, será posible practicar otras, ya que es positivo variar y aprender nuevos movimientos en sesiones cada vez más originales.

¿Qué beneficios físicos te aportan estas clases?

En primer lugar, has de saber que el Body Combat tes una actividad predominantemente cardiovascular, que te permite movilizar gran parte de tu cuerpo. Estás constantemente saltando, inclinándote y lanzando patadas y golpes, por lo que ejercitas las extremidades sin parar. Asimismo, existe un bajo riesgo de lesión al no existir el contacto.

Tonificarás, por otra parte, los hombros y brazos, ya que no pararás de moverlos a la hora de lanzar golpes al aire. Lo mismo podemos señalar acerca de las piernas, las cuales se verán fortalecidas. Tu core, la parte central de tu cuerpo, formada por los abdominales y lumbares, también alcanzará un desarrollo óptimo. Este ejercicio cardiovascular aumenta la capacidad cardíaca y pulmonar, permitiéndote  mejorar tu condición física general.

Otras ventajas relativas a este práctica

El body combat se practica en clases colectivas, lo que te permite compartir un buen momento en grupo. Si acabas conociendo a gente agradable, te costará menos hacerte el ánimo a la hora de salir de casa y pasarte por el gimnasio. De este modo, el entrenamiento se hace más entretenido.

Aparte, aprenderás movimientos propios de los deportes de contacto, cosa que te servirá de base para poder aprender técnicas de defensa personal. Seguir con regularidad las sesiones, por otro lado, posibilitará que tu salud, tanto física como psíquica mejore. Sin duda, la mejora física supondrá un incremento de tu autoestima. Entre otros beneficios para el equilibrio psíquico que te aportará esta disciplina, destacamos la liberación de adrenalina, lo que te ayudará a dejar atrás el estrés que hayas acumulado a lo largo de la semana laboral.

Consejos para disfrutar de las sesiones

Apunta las siguientes recomendaciones y las clases se te harán más llevaderas:

– Lleva toalla para secarte de vez en cuando.

– Utiliza ropa adecuada a tu talla. Ni muy holgada ni muy ajustada.

Respeta el espacio de tus compañeros.

– No olvides tu botella de agua.

– Pásatelo en grande y ¡déjate llevar!

En definitiva, el Body Combat ha llegado para quedarse. ¡Apúntate y ponte en marcha!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *