Beneficios de la fisioterapia

Beneficios de la fisioterapia

Hoy en día, el deporte es fundamental para muchas personas, pero estar bien físicamente también es de vital importancia porque sin lo segundo no podríamos practicar lo primero. De hecho, en muchas ocasiones nos lesionamos y tenemos que recurrir a las manos de los especialistas para poder reparar nuestras lesiones. De esta manera, vemos que la figura del fisioterapeuta es esencial para que podamos seguir haciendo deporte, siendo hoy una técnica que se usa prácticamente a diario con deportistas profesionales y también amateurs.

¿Qué es la fisioterapia?

Hablamos de una técnica que se pueda usar con tecnología moderna o bien siguiendo los principios tradicionales, pero en ambos casos lo que se persigue es la recuperación del paciente lo antes posible, examinando la lesión o la discapacidad con la que tenga de convivir. De este modo, vemos que es una terapia que involucra al paciente para conseguir una recuperación más rápida y de esta manera obtener también mejores resultados.

Dicha terapia se basa en el movimiento de los músculos para favorecer la recuperación, así como de los huesos y las articulaciones para restablecer la movilidad. Por ejemplo, si el paciente se ha hecho daño en el tobillo tendrá que fortalecer la zona adecuada con movimientos apropiados en lugar de optar por una escayola. Así, este profesional se encarga de prevenir, identificar, corregir y aliviar la disfunción de un movimiento agudo o prolongado, con el objetivo de promover la salud desde la prevención de la zona afectada.

Origen e historia

Esta técnica nació en Gran Bretaña y Estados Unidos prácticamente de forma paralela para dar respuesta al gran número de heridos que dejó la Segunda Guerra Mundial, los cuales debían ser tratados con urgencia y necesitaban de un seguimiento más pormenorizado.

De hecho, muchos de estos heridos requerían de unas prótesis precarias para poder caminar de nuevo, lo que derivaba en malas posiciones y, por ende, dolores que debían ser atendidos de manera correcta. Sin embargo, esta técnica no llegó a España hasta 1957, teniendo hasta entonces una exigencia similar a la del resto del mundo, con muchos heridos de la postguerra y una necesidad patente de atender a los mismos, pero sin que hubiera profesionales ni tampoco herramientas precisas.

Técnicas más demandadas y usadas

Dentro de la fisioterapia podemos encontrar una gran cantidad de técnicas, las cuales se usan en función de las dolencias de los pacientes. Comenzando con las técnicas de terapia manual, se trata de unos masajes con los que se alivia el dolor y también la rigidez muscular, llevando a una estimulación del flujo sanguíneo en la zona lesionada. Por otro lado, en la terapia acuática se usa el agua para paliar los dolores de muchos deportistas, siendo algo habitual para recuperar los músculos después de los partidos.

Otras técnicas son el taping, vendajes y férulas, la prescripción de ejercicio con estiramiento, fortalecimiento y equilibrio, las terapias de respiración, la electroterapia y la reeducación postural.

Los beneficios de la fisioterapia

La fisioterapia se caracteriza por aliviar el dolor, estabilizar la lesión e impedir su empeoramiento. Después, la atención queda centrada en la restauración del movimiento y la fuerza buscando que la recuperación del paciente sea lo más pronto posible. En cambio, esta terapia no produce milagros, y la misma recalca que es muy importante cumplir los plazos e ir midiendo la evolución de las lesiones para poder decidir si ya podemos volver a ejercitarnos, o competir, o si es necesario seguir más tiempo con la recuperación.

No obstante, la fisioterapia como tal tiene unos objetivos concretos, y el principal es el del alivio del dolor, aunque eso es solo el principio de la recuperación. Después, también consigue que mejoremos tanto la fuerza muscular como la movilidad, así como también es importante para recuperar la flexibilidad que teníamos antes, algo que logramos gracias a los ejercicios de rehabilitación.

También previene el deterioro físico y mantiene a buen ritmo las funciones básicas del organismo, así como consigue tratar lesiones tan complicadas como la tendinitis, las roturas de fibras y esguinces de tobillo y las roturas de los ligamentos de la rodilla o el menisco. Igualmente, nos ayuda a que mentalmente vayamos creciendo en nuestra recuperación y también hace que tengamos cada día mayor confianza en nuestras articulaciones después de la lesión. Por otro lado, previene lesiones cuando se hace ejercicio con asiduidad y ayuda a mejorar la recuperación después de una cirugía mayor.

Finalmente, esta disciplina permite que los huesos, las articulaciones y los tejidos blandos; el cerebro y el sistema nervioso; el corazón y la circulación sanguínea; la tráquea, laringe y pulmones mejoren para tener una óptima sensación cuando volvamos a hacer ejercicio.

En definitiva, la fisioterapia es una técnica tan recomendada como usada hoy en día, pues sus beneficios son realmente importantes en personas que hacen deporte con frecuencia.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *