Descubre por qué no estás adelgazando en el gimnasio

Descubre por qué no estás adelgazando en el gimnasio

El mundo del fitness y la nutrición puede ser más complejo de lo que se piensa. Incluso los mejores deportistas han reconocido haber tenido largos estancamientos a la hora de superar sus propias marcas y a pesar de entrenar cada día. Y, lo mismo, aplicado para la pérdida de peso. Puede ser un proceso muy complejo, pues de hecho, ¿sabías que están implicados cientos de procesos para llevarse a cabo la pérdida de grasa corporal? Si alguno de ellos se ve excesivamente alterado, puede dar lugar a un estancamiento en el proceso de adelgazamiento.

Conoce algunas de las razones por las cuales cuando vas al gimnasio no pierdes peso como deberías.

¿Por qué no pierdes peso al ir al gimnasio?

La ley de la termodinámica indica que si ingieres un menor número de kilocalorías y gastas más energía al realizar ejercicio, deberías quemar grasa corporal para convertirla en energía. Sin embargo, la pérdida de peso va más allá. ¿Reconoces alguna de estas situaciones?

No duermes suficiente

Está comprobado que un mal hábito de sueño puede ser fatal para la pérdida de peso. Con cansancio extremo no puedes rendir bien en el gimnasio y no te desempeñas como te gustaría. Recuerda que deberías dormir entre 7 y 8 horas seguidas, sin pausas y sin contar las siestas. Es fundamental que no se interrumpan para que puedas cumplir con todas las fases de sueño.

Una persona que no duerme bien produce más cantidad de cortisol. Esta hormona es segregada en situaciones estresantes y puede inhibir el proceso de lipólisis, es decir, la degradación de grasa corporal.

No te nutres adecuadamente

Si vas al gimnasio con la intención de ponerte en forma pero no cumples con una dieta saludable, es muy probable que veas muy pocos resultados. La dieta sana es imprescindible para que el organismo pueda funcionar en óptimas condiciones y quemar grasa.

Es importante que consumas hidratos de carbono complejos (arroz integral o copos de avena, por ejemplo) que te aportan la energía necesaria para el entrenamiento. Las proteínas de legumbres, carnes y pescados y las grasas saludables del aguacate o las olivas son necesarias para estimular las hormonas encargadas de llevar a cabo los procesos.

Picoteas entre horas

Si estás llevando a cabo una dieta estricta para perder peso, debes ceñirte a los alimentos y cantidades que te han pautado. Sin embargo, si de vez en cuando picoteas pequeñas porciones de alimentos que no deberías, ya estarás interrumpiendo la pérdida de peso. Identifica esos momentos en los cuales sueles picotear (si es en el momento de cocinar, cuando estás viendo la televisión, etc.) e intenta suprimirlos de tu dieta diaria.

Si sientes frecuentemente hambre, habla con tu dietista para que te paute alimentos saludables para esos momentos, pero es imprescindible que evites esos alimentos superfluos llenos de azúcares y grasas poco saludables. Recuerda que muchos de ellos no te nutren y pueden proporcionarte grandes cantidades de calorías vacías que alterarán tu ritmo de pérdida de peso.

No dejes el gimnasio, aplica estas recomendaciones

Existen unos cuantos puntos fundamentales que has de considerar a la hora de plantear tu entrenamiento. El deporte es fundamental para que quemes y adelgaces, de hecho, sin él no podrás adelgazar de forma saludable. Pero plantéate respetar las siguientes recomendaciones.

Descansa correctamente

Si vas al gimnasio todos los días, ¡date un respiro! Al menos, resérvate un día de descanso para permitir que tus músculos se recuperen. El glucógeno muscular es fundamental para la pérdida de peso, pero debe reponerse cada cierto tiempo con un descanso. Además, recuerda que te sentirás como nunca descansando tras una semana de actividad física.

¡Entrena la fuerza siempre que puedas!

Muchas personas pecan de hacer demasiados ejercicios cardiovasculares. Correr en la cinta, utilizar la bicicleta, bailar zumba o saltar a la comba pueden ser buenos ejemplos de ello. Sin embargo, debes saber que el cardio puede ser beneficioso al principio de un programa de pérdida de peso, pero no ayuda a mantener la masa muscular.

Es imprescindible que realices entrenamiento de máquinas o pesas, intercalando tus ejercicios de cardio para quemar más grasa corporal. Aumentar masa muscular permite aumentar el metabolismo y disipar más kilocalorías.

Cambia tu rutina de entrenamiento

Otro aspecto imprescindible, ya realices ejercicios de cardio o de fuerza, es someter el cuerpo a cambios de rutina en el entrenamiento para que no se acostumbre. Es muy útil para que no te estanques a la hora de ver progresos.

Un tipo de entrenamiento que también puede ayudarte es el HIIT o de intervalos. Se trata de una serie de ejercicios realizados a muy alta intensidad en un corto espacio de tiempo, con descansos muy reducidos. Realizando un entrenamiento HIIT de diez minutos puedes optimizar tu cuerpo al máximo. Es otra de las razones para que no abandones el gimnasio aunque creas no tener tiempo para ir.

¿Te animas a poner en práctica alguna de estas recomendaciones? El objetivo de perder peso puede ser complejo, pero nunca abandones tus metas; ¡no dejes de lado el gimnasio!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *