Alimentación idónea para nadadores

Alimentación idónea para nadadores

La natación es uno de los ejercicios más completos que existen. De hecho, muchas personas la realizan de forma terapéutica para mejorar sus articulaciones o hacer rehabilitación. Pero realizar esta actividad, como cualquier otra, tiene ciertos requerimientos. En primer lugar, en el caso de la natación, una de las cosas más importantes es el tipo de alimentación que tomes, tanto antes como después de realizar el ejercicio.

Por ese motivo, en este post, nos hemos dado a la tarea de contarte cuáles son los mejores alimentos que puedes comer si realizas natación de forma regular. Te contaremos cuáles son los alimentos que te sentarán mejor antes de entrar a la piscina y cuáles son los más recomendados para después de nadar. Toma buena nota de lo que viene a continuación y si tienes alguna duda no dudes en preguntar a tu entrenador personal de confianza.

La alimentación perfecta para nadadores

Todos los deportistas y, en general, todas las personas, hagan o no ejercicio, necesitan dividir su ingesta calórica a lo largo del día de forma proporcionada. De este modo, sería aconsejable que comas 5 veces al día como mínimo, de forma que tengas unas rutinas de alimentación saludable bien repartidas a lo largo de la jornada.

Pero si realizas un deporte como la natación, no basta con tomar cinco comidas al día bien equilibradas. Es necesario cuidar qué clase de alimentos ingieres antes, durante y después del entrenamiento. Veamos cuáles son las comidas que debes tomar en cada uno de estos momentos.

Qué comer antes de nadar

Antes de lanzarte a la piscina debes haber comido lo suficiente como para que tu cuerpo soporte el ejercicio al que lo vas a someter. Pero esto no significa que debas hacer una gran ingesta de calorías. De hecho, comer demasiado puede hacer que sufras un corte de digestión durante el entrenamiento en el agua. Por este motivo, es recomendable que antes de entrar a la piscina consumas alimentos que sean bajos en grasa y que faciliten la digestión.

Algunos ejemplos de este tipo de alimentos pueden ser un yogur con muesli y fruta troceada; unas galletas integrales junto a un kiwi y un café con leche desnatada; o, también, un licuado de frutas y una tostada integral con queso fresco.

Qué comer después de nadar

Justo después de terminar el entrenamiento es importante que comas para recuperar las fuerzas perdidas durante el trabajo físico. En este sentido, ya que al finalizar el entrenamiento te encuentras en el momento en el que el músculo acepta una mayor cantidad de nutrientes, es importante que ingieras una proporción de 0,5 gramos de carbohidratos por cada kilo de peso. Así, si pesas 60 kilos, tu ingesta de carbohidratos deberá ser de 30 gramos unos 15 o 30 minutos después del entrenamiento.

Si no tienes tiempo de preparar una comida después de la piscina, puedes llevar contigo algunos alimentos preparados para tomar en ese momento tan importante. Algunos ejemplos de comidas que puedes llevar preparadas en tu bolso son: cereales, zumo de frutas, galletas o barritas de cereales, un sándwich de jamón cocido, atún, plátanos, naranjas, manzanas, un yogur o leche.

Estos alimentos ayudarán a tu cuerpo a metabolizar la mayor cantidad de nutrientes posible en ese momento en que tus músculos están en su estado álgido de absorción.

¿Es bueno comer durante el entrenamiento de natación?

Muchas personas se preguntan si es una buena idea comer durante el entrenamiento. La realidad es que, en el caso de la natación, resulta algo complicado comer mientras estás haciendo el ejercicio, ya que se mojaría tu comida.

Sin embargo, entre una zambullida y otra es importante que mantengas la hidratación de tu cuerpo en los niveles óptimos. Por eso, en los periodos de descanso que tengas, y que debes hacer cada 10 o 20 minutos, es importante que tomes bebidas hidratantes. A falta de otro líquido con nutrientes, al menos debes tomar un litro y medio de agua por cada kilo de peso perdido durante el entrenamiento.

Mantener una correcta hidratación será fundamental para tener buenos resultados físicos mediante el entrenamiento, sin decaer y sin que ocurra la temible fatiga. Además, una buena alimentación e hidratación, ayudará a tu cuerpo a mantenerse fuerte durante el ejercicio, evitando calambres en las piernas y otros problemas propios de la natación.

Si todavía no sabes si animarte a comenzar a nadar como ejercicio habitual, te animamos a que comiences cuanto antes. Se trata de un ejercicio muy completo en el que podrás ejercitar diferentes áreas de tu cuerpo de una forma mucho menos forzada. Por eso, si todavía no te has decidido, ¡comienza hoy mismo a nadar! Siguiendo estos buenos consejos de alimentación antes, después y durante tu ejercicio, te resultará muy fácil llevar a cabo toda la sesión de entrenamiento sin desfallecer.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *