Mindfulness en modo lifestyle: ¿qué puede hacer por ti?

Mindfulness en modo lifestyle: ¿qué puede hacer por ti?

Si te gusta ir al gimnasio, has de saber que el mindfulness es una práctica perfectamente compatible con esta actividad física. De hecho, te adelantamos que, si te animas a probarlo, tu rendimiento en el ámbito del deporte mejorará.

A continuación te explicamos en qué consiste esta disciplina. Sigue leyendo.

Una práctica más antigua que el fitness

Efectivamente, has de tener en cuenta que ha sido seguida, hasta estos días en los que ya forma parte de la herencia general del planeta, por culturas milenarias. No en vano, se han encontrado documentos que acreditan la práctica del mindfulness allá por el siglo VII a. C. Se trata, por otro lado, del siglo en el que comenzó a popularizarse el budismo, una religión oriental entre cuyas costumbres siempre ha habido un hueco para el mindfulness.

Pero te preguntarás a qué nos referimos con este anglicismo. Su definición nos lleva a la traducción al castellano del término, que significa atención o concentración plena. Así que ya cuentas con una primera explicación que te aporta una información fundamental acerca de esta práctica.

El mindfulness, grosso modo, es la forma más completa que existe de la relajación, una saludable costumbre cuyos beneficios para el cuerpo y la mente han sido demostrados por diversos estudios. En las siguientes líneas analizaremos en qué consiste la concentración plena, entendiéndolo como ese estado de relajación perfecto y todavía más provechoso. Presta atención. Plena.

Las claves del mindfulness como lifestyle

Meditar no deja de ser una forma de vida, un lifestyle. Como cualquier hábito positivo (entrenar, sin ir más lejos), requiere constancia para observar las consecuencias positivas que puede reportarnos. Pero ¿cuáles son las características de la meditación propias del mindfulness que la distinguen de las relativas a otras clases de relajación?

A grandes rasgos, la atención plena se basa en concentrarse en un único pensamiento o estado de conciencia. Incluso en llegar a dejar la mente vacía. Hablamos de una sensación que pocas veces tenemos durante nuestra vida, ya que el estrés propio de la semana laboral y de las obligaciones de todo tipo apenas nos deja tiempo para entrar en este estado de recogimiento interior y reparar en qué nos hace sentir.

Por consiguiente, se prueba la sensación personal e intransferible de penetrar en el estado de autoconciencia. Por ello, se trata de separar la persona del pensamiento, un proceso que ha de conducir a una autopercepción más esclarecedora. En cierto modo, se trata de una experiencia que ha de arrojar luz acerca de los problemas morales que nos asolan. Y lo hace a través de la autocompasión, es decir, a partir de la capacidad de empatizar con los sentimientos de uno mismo (aunque esta expresión te pueda parecer contradictoria) y de percatarse de que los problemas propios no son para tanto o pueden ser solucionados sin caer en dramatismos que nos tensionen más de la cuenta.

Sin duda, esta calma a la que induce el mindfulness resulta muy útil para afrontar distintos retos en la vida. Incluso los relacionados con aumentar tu rendimiento en una competición de fitness, lo cual será más sencillo si gozas del descanso interior que te proporciona esta técnica de relajación.

Entrenar tu mindfulness es viable

Aprender a practicar el mindfulness está al alcance de la mano de cualquier perfil. Solo has de tener en cuenta algunas recomendaciones muy básicas.

La primera de ellas es que elijas un lugar sin interferencias de ruidos u otras molestias para llevar a cabo esta actividad. Nada debe despistarte, ya que una de las claves del mindfulness estriba en eliminar las distracciones superficiales que acumulas durante el día y que no te dejan ver con claridad tus propios sentimientos. Recuerda, a su vez, que realizarás la actividad sentado, por lo que el lugar que selecciones ha de estar caracterizado por su comodidad.

En cuanto al tiempo que inviertas en este método de relajación, te aconsejamos que, si puedes, lo practiques todos los días. Eso sí, comienza poco a poco. Al principio cinco minutos bastarán. Después ve aumentando este tiempo a quince o veinte. Y finalmente puedes dedicar entre media hora y cuarenta minutos a meditar en plenitud.

¿Qué beneficios aportará esta técnica de relajación a tu rendimiento en el deporte?

Ahora, toma nota de las ventajas que te reporta el mindfulness en cuanto a la preparación física y mental:

Se genera menos cortisol, lo que propicia un efecto relajante.

Mejorarás la calidad de tu sueño. Te recuperarás en condiciones óptimas tras el descanso nocturno.

– Incrementarás tu memoria.

– Tendrás relaciones interpersonales más exitosas.

Desarrollarás tu inteligencia emocional.

– Activarás la circulación sanguínea.

– Tendrás menos posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares.

– Aumentará tu capacidad creativa y resolutiva.

En definitiva, la práctica del mindfulness te vendrá bien en el gimnasio y en otros muchos espacios. ¡Compatibilízala con otras actividades sanas!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *