Música y deporte: podcast y Spotify a la hora de entrenar

Música y deporte: podcast y Spotify a la hora de entrenar

Quienes trabajamos en el gimnasio intentamos siempre hacer nuestras actividades tan atractivas como podamos para favorecer su seguimiento por parte de nuestros clientes. Aparte de poner en valor los conocimientos de nuestros profesionales y la calidad de nuestras instalaciones y maquinarias, queremos generar un ambiente que contribuya a que quienes vienen a hacer deporte a nuestros recintos lo cojan con todas las ganas posibles.

En este sentido, como vas a poder comprobar, la música puede desempeñar un papel fundamental. ¿Cómo puede influir positivamente en la realización de los ejercicios? A continuación te lo contamos. Presta atención.

Un estudio sobre la música como lifestyle en el deporte

El psicólogo y entrenador de fitness Leane Hall llevó a cabo un estudio a lo largo de cinco días en Australia sobre cómo la música podía llegar a aumentar el rendimiento deportivo.

Entre sus conclusiones, la más destacada fue que una buena elección de la música que escucha un deportista mientras hace ejercicio puede posibilitar un aumento del rendimiento de alrededor del 15 %. Pero lograr esta mejoría depende básicamente de seleccionar unas canciones que sirvan para incrementar el ritmo de la sesión de entrenamiento. Ten en cuenta que una música que desincentive el incremento del ritmo físico va a tener el efecto contrario en el rendimiento.

Seguramente ya tendrás algunos pronósticos acerca de qué géneros son los que incitaban a mejorar los entrenamientos. Te los vamos a confirmar, a ver si has acertado. En primer lugar, el pop es el tipo de música que más se correlacionaba con las subidas de nivel a la hora de entrenar. En segundo lugar se situaban el rock y el heavy metal, que no dejan de ser dos géneros emparentados por un innegable aire de familia y que incluso los aficionados a la música menos avezados no distinguen correctamente. Por último, seguro que también has imaginado qué clases de música eran las menos indicadas para rendir más. Se trata de la ópera, la música clásica y el reggae.

No queremos enmendar la plana a este experimento (de hecho, en líneas generales, estamos bastante de acuerdo con sus averiguaciones), pero echamos en falta la presencia del techno en el listado. Por nuestra parte hemos comprobado que funciona bastante bien en las sesiones de clases colectivas de actividades como el fitness.

¿A qué se debe que la música pueda hacerte entrenar mejor?

A grandes rasgos, la música es un arte, por lo que es capaz de estimular la sensibilidad mediante sus composiciones. En este aspecto, si te gusta lo que escuchas generará sensaciones que te harán vibrar. Despertará sentimientos de emotividad, lo que, sin duda, es bueno a la hora de incitar al movimiento que requieres en los entrenamientos.

Por otro lado, ya sabes que los gustos musicales son tremendamente subjetivos. No cabe duda de que podemos considerarlos personales e intransferibles. Esta reflexión significa que lo que le gusta a una persona no tiene por qué agradar a otra. No obstante, sí que existe un cierto acuerdo respecto a qué tipo de temas son los que convienen para maximizar el rendimiento en actividades como el fitness o el running, que son algunas de las del ámbito de la preparación física en las que más se emplea la música.

Remarcamos que vendrán bien las canciones pegadizas y que tienen ritmos rápidos o que van in crescendo. Pero también son apreciadas las que traen recuerdos positivos a quienes las escuchan, ya que también van a animarles a mejorar sus marcas. En todo caso, a sabiendas de los efectos positivos de la música para el deporte, vale la pena hacer una selección de hits y tenerlos preparados para que suenen durante la sesión planificada. La aplicación Spotify, por ejemplo, resulta de gran utilidad, ya que facilita la agrupación de canciones en base a unos criterios similares.

Las ventajas de la música en el fitness o el running

Por último, si nos sabes por dónde empezar nosotros te proponemos nuestra playlist que actualizamos mes a mes y está pensada para que entrenes al ritmo de la música. Si haces uso de ella, estos son los beneficios que obtendrás. Sigue leyendo:

Mejorará tu estado de ánimo. Te verás con más ganas de hacer cosas y dejarás atrás los problemas de estrés de la semana.

Te sentirás menos cansado. Efectivamente, no notarás tanto la sensación de fatiga, puesto que tu cerebro será estimulado para seguir avanzando.

Tus movimientos adquirirán una mayor sincronización al ritmo de la música. De ahí la importancia de las coreografías en el fitness.

En definitiva, música y gimnasio forman una combinación virtuosa. ¡Complétala con otras actividades sanas y motivadoras!

One Response

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *