¿A qué se llama entrenamiento funcional?

¿A qué se llama entrenamiento funcional?

El entrenamiento funcional es un tipo de sesión de preparación física que últimamente está en auge. Su nueva popularidad se debe a las diferencias respecto a los ejercicios que la mayoría de la gente considera como los propios de un entrenamiento convencional en el gimnasio. 

Como es normal que no todos los usuarios tengan los conocimientos suficientes para distinguir estas disciplinas, vamos a profundizar en las particularidades de esta forma de entrenar. De esta manera podrás tener claro si te interesa tomar parte en sus actividades. Sigue leyendo. 

El entrenamiento funcional como parte de tu lifestyle

En primer lugar, vamos a intentar darte una definición de este tipo de entrenamiento. Como prevención, te comentaremos que numerosos especialistas han manifestado algunas dudas a la hora de abordar con capacidad de síntesis un concepto tan amplio como este, que puede quedar difuso o ambiguo.

Así que, te vamos a aportar una definición suficientemente amplia y luego vamos a desarrollar sus implicaciones más concretas. El entrenamiento funcional es el que se caracteriza por tener una orientación eminentemente práctica. ¿Pero a qué nos referimos, en este aspecto, con práctica? Básicamente, a práctica como sinónimo de funcional, lo que se va a traducir en unas dinámicas fundamentadas en potenciar los movimientos que van a ser habituales en nuestro día a día. El ejercicio deportivo, por tanto, puede formar parte de tu lifestyle

Cuando nos remitimos a estos movimientos cotidianos, no nos circunscribimos a los de ningún trabajo en concreto. Más bien, queremos resaltar la importancia de los que se hacen a pie de calle o en nuestro mismo hogar. Son acciones habituales y a los que incluso no solemos prestar demasiada atención, pero suponen un altísimo porcentaje de las calorías que quemamos al cabo del día de un modo natural. 

Acciones como agacharte a coger un objeto que se te ha caído, bajar y subir escaleras o meter peso en la bolsa de la compra. Por el contrario, algunas comunes en los ejercicios convencionales de los gimnasios, como levantar un peso muerto, no son nada frecuentes en nuestras rutinas diarias. Tampoco lo sería llevar un peso en altura y andar, como suele tener que hacer un camarero, salvo que desempeñes ese oficio. 

Esperamos que estos últimos ejemplos te hayan ayudado a tener claras las diferencias entre los ejercicios del entrenamiento funcional y el tradicional. A continuación, seguimos analizando las claves de estas sesiones de ejercicios. Toma nota. 

¿Cuáles son los objetivos de esta forma de entrenar?

Apunta estas metas del entrenamiento funcional. Estamos seguros de que te puede compensar intentar alcanzarlas mediante la participación en sus sesiones.

Fortalece la musculatura propia del core.

Garantiza una higiene postural que va a evitar futuras lesiones.

– La sencillez de estas actividades facilita adaptarse a la hora de entrenar.

– Los patrones de movimientos que se ensayan permitirán un desarrollo óptimo de las acciones cotidianas.

Mejoría del rango de movilidad de las articulaciones.

– Adaptación a cualquier nivel y edad (aunque los grupos de riesgo, como los niños y ancianos, tendrán que entrenar siempre supervisados por un monitor).

– Alivio del estrés.

Quema de calorías considerable.

– Incremento tanto de la fuerza como de la resistencia.

Método de rehabilitación de lesiones idóneo.

– Contribución a una buena salud cardiovascular.

Los tipos de entrenamiento propios de este deporte

Si optas por este deporte, vas a hacer ejercicios muy dinámicos, como los del fitness. Por ejemplo, los siguientes: bajadas y subidas a steps, superficies inestables, volteos de sacos, saltos a la comba, flexiones, tijeras, sentadillas y otros ejercicios que toman el peso del cuerpo como base, jalones de cuerda, movimientos unilaterales, ejercicios abdominales, resistencias mediante chalecos con lastres o ejercicios con gomas elásticas.

Por otro lado, entre las variantes de las sesiones más frecuentes, destacamos estas:

– Kettlebells, también conocidas como pesas rusas.

– TRX o ejercicios en suspensión

– Entrenamiento con cuerdas.

Realización de circuitos.

Entrenamiento de salto o pliométrico

¿Qué ejercicios se llevan a cabo en el entrenamiento funcional?

En función de las necesidades comunes de la musculatura en el día a día, sobresalen los siguientes conjuntos:

– Plano sagital: movimientos que se hacen hacia atrás y adelante, como curls de bíceps, sentadillas y crunchs de abdomen.

– Plano frontal: los que se hacen entre un lado y otro, como las elevaciones laterales de hombros, las zancadas laterales y las flexiones laterales del tronco.

– Plano transversal: consisten en la rotación de todo el cuerpo. Por ejemplo, los siguientes: batear y lanzar como un jugador de béisbol, mantener las posturas propias de los luchadores o llevar a cabo rotaciones en el abdomen mediante el uso de gomas o cables. 

En definitiva, te animamos a que acudas a tu gimnasio y preguntes por el entrenamiento funcional, que te vendrá bien para afrontar tu día a día. ¡No lo dudes y apuesta por un plan de vida saludable!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *