Tips saludables para rendir al máximo en el gimnasio

Tips saludables para rendir al máximo en el gimnasio

Aprovechar el tiempo en el gimnasio es fundamental para tener la sensación de que nuestra preparación física va viento en popa y no caer en el desánimo.

Sin embargo, es bastante habitual que numerosos perfiles se quejen por el hecho de que no logran los resultados deseados. Caer en la resignación es uno de los peores contextos a la hora de entrenar, puesto que de la monotonía se puede pasar a la inactividad.

Como no queremos que pases por estos trances, te vamos a recomendar algunos buenos hábitos para que consigas optimizar tu rendimiento al hacer deporte. Presta atención. 

Una vida equilibrada te permitirá entrenar en condiciones óptimas

En primer lugar, como en otros retos que te propongas, te conviene tomarte los entrenamientos con constancia. No nos referimos a que te impongas un ritmo en número de sesiones e intensidad que te deje exhausto, sino a que programes una planificación a la hora de entrenar que seas capaz de seguir durante una larga temporada. 

En este sentido, te conviene respetar unos horarios de ejercicio que contribuyan a que tu cuerpo se acostumbre progresivamente a los esfuerzos. Poco a poco lograrás consolidar esta dinámica positiva y te costará menos ponerte en marcha. 

En este aspecto, las clases colectivas pueden convertirse en un buen reclamo para animarte a hacer deporte cuando te encuentres más decaído. Hacer ejercicio físico también puede convertirse en un modo idóneo de enriquecer tu vida social. La posibilidad de reunirte con amigos en estas clases colectivas ya será, de por sí, un buen pretexto para salir de casa con la intención de ponerte en forma. 

Y, además, te recomendamos escuchar tu música favorita mientras haces tus ejercicios. Como la música afecta a la zona del cerebro responsable de las emociones, te servirá como un estímulo a la hora de motivarte en tus actividades deportivas. No en vano, un estudio del Weider Research Group llegó a comprobar que los levantadores de peso que escuchaban sus temas preferidos llevaban a cabo una o dos repeticiones más que el resto en las series de hombros. 

Ajustar la dieta a tus necesidades es básico para hacer fitness

Por otro lado, la combinación de la realización de ejercicio físico moderado y una dieta equilibrada, como pautas imprescindibles de una vida saludable, ya no va a ser suficiente para lograr moldear el cuerpo a tu gusto. Vas a necesitar que un especialista en nutrición deportiva te dé consejos acerca de qué dieta y ejercicios seguir.

Una dieta y unas sesiones de entrenamiento que lógicamente se tendrán que adaptar a los fines que persigues cuando entrenas. Unas metas que pueden oscilar entre la pérdida de peso, la necesidad de incrementar la musculatura y la fuerza física o el interés por conseguir unos resultados óptimos en alguna competición deportiva. 

Por consiguiente, además de la proteína, que es imprescindible para la tonificación muscular, se aconsejará el consumo de hidratos de carbono, que suponen las fuentes principales de energía para hacer ejercicio. La avena y las frutas, por ejemplo, son ricas en estos macronutrientes. Las grasas no deben ser eliminadas de la dieta, pero has de saber que no conviene que las tomes dos horas antes de ponerte a hacer ejercicio. Recuerda que podrían hacerte sentir hinchado y con flatulencias.

Si, por otro lado, quieres mejorar tu tracto intestinal, cosa que contribuye a hacer más ligeros los entrenamientos, te recomendamos que tomes al día entre 25 y 30 gramos de fibra. Y, por supuesto, no olvides hidratarte antes, durante y después de tus sesiones de ejercicios. Hazlo antes de que te entre la sensación de sed, orden que tarda en llegar al cerebro más tiempo del que en realidad requeriría tu organismo. 

Aprende a planificar sesiones de deporte provechosas

En la línea que te hemos comentado relativa a orientar tu nutrición y práctica deportiva a la consecución de unos objetivos en materia de preparación física, te aconsejamos que seas capaz de combinar de una forma disciplinada tus ejercicios de cardio y los de levantamiento de pesas. 

Ambos son muy importantes para tu preparación física, pero es fundamental que aprendas a hacerlos en el orden correcto. Así que te recomendamos que aproveches todas tus reservas de glucógeno para los ejercicios con pesas. Si las has quemado antes mediante los ejercicios aeróbicos, como correr o nadar, no te sentirás con la energía suficiente como para ponerte con los hierros. 

Ten en cuenta que hacer pesas es imprescindible para que, una vez estás adelgazando paralelamente mediante las sesiones de cardio, no te quedes flácido. Tus músculos necesitan tonificación o, de lo contrario, se verán descolgados, lo que resulta tan antiestético como poco funcional para tus entrenamientos de fitness

Te aconsejamos que, cuando ya hayas recuperado tu tono muscular en unas condiciones mínimas, te pongas con series que combinen pocas repeticiones con pesos significativos. De esta manera el crecimiento de tu músculo, que también requiere ciertos descansos, se producirá de un modo relativamente rápido. 

Cardio y pesas son, sin duda, dos ejercicios compatibles. Cuando hayas acabado con los levantamientos de las segundas, es el momento idóneo para tu sesión de cardio. Si te pones a correr, por ejemplo, en la elíptica, te encontrarás en unas condiciones muy favorables para, una vez agotadas tus reservas de glucógeno, empezar a quemar grasas. 

En definitiva, seguir estas indicaciones de vida sana te vendrá muy bien para optimizar los esfuerzos que hagas en el gimnasio. ¡No dudes en complementarlas con los suplementos alimenticios que requieras!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *