Aumenta tu energía con estos alimentos

Aumenta tu energía con estos alimentos

Decía Einstein que la energía no se crea ni se destruye, sino que se transforma. Algo muy similar podemos decir respecto a la que necesitamos para hacer deporte. Como no nos estamos refiriendo ahora a, por ejemplo, la eléctrica, vale la pena destacar cómo se producen sus particulares procesos de transformación en nuestro metabolismo.

Tengamos en cuenta que las energías son, fundamentalmente, movimiento. Para que ese movimiento ponga en marcha nuestro músculos, estos requieren nutrientes. Esta es la peculiaridad relativa a los procesos energéticos que se desarrollan en nuestro organismo y que tan relevantes son a la hora de entrenar en el gimnasio.

Ya hemos dado una pista: la nutrición. Resulta fundamental para que contemos con las energías suficientes a la hora de encarar las actividades que vayamos a realizar. En este sentido, es preciso recordar que esta forma parte, junto a una dieta equilibrada y completa (con presencia de todos los micro y macronutrientes en sus proporciones oportunas) y la realización moderada de ejercicio físico, del plan de vida saludable deseado por cualquier deportista.

Como personas habituadas a una vida sana, requerimos consumir macronutrientes como las proteínas, los hidratos de carbono y las grasas. Aunque las grasas tengan mala fama, son también necesarias para mantener una buena salud (las que no nos interesan en absoluto son las trans de los alimentos procesados). Asimismo, micronutrientes como los minerales y la fibra son imprescindibles, entre otras cosas, para retrasar los comunes procesos de envejecimiento.

Una vez realizada esta introducción, vamos a profundizar en un repaso de los alimentos que proporcionan a nuestro cuerpo las energías suficientes como para, sin ir más lejos, afrontar una sesión de fitness.

¿Qué nutrición conviene para ir al gimnasio?

Por lo que respecta a los alimentos que aportan energías para llevar a cabo las funciones propias de nuestro metabolismo, hemos de señalar que dichas energías se forman cuando se produce su proceso de oxidación. Las que nos aporte cada uno de los alimentos estarán determinadas por los nutrientes que contengan los lípidos, los glúcidos o las proteínas.

En todo caso, no debemos olvidar que no nos convienen los excesos. Por poner un ejemplo, las energías sobrantes, que no quemamos, se acumulan en el organismo y a largo plazo se convertirán en tejidos adiposos o grasas. Algo similar podemos comentar respecto a la escasez de energías que puedan entrar en nuestro organismo. Si realizamos unos esfuerzos que sobrepasen las reservas que hemos acumulado en nuestro cuerpo para realizarlos, surgirá el problema de que las energías serán extraídas de los músculos, lo que implicará la pérdida de masa en ellos. Cuando este inconveniente se hace más significativo, pueden aparecer los casos de sarcopenia o quema excesiva de grasas.

Por lo tanto, es crucial que sepamos elegir una dieta que contribuya a encarar las actividades deportivas en condiciones óptimas. En este aspecto, nunca está de más consultar a un especialista en nutrición deportiva. Este técnico nos aportará consejos idóneos sobre alimentos como los que analizaremos en el siguiente apartado. Además, nos recomendará complementos de nutrición deportiva y bebidas isotónicas. Su consumo en ningún caso ha de sustituir al de los alimentos aconsejados en la dieta completa y equilibrada. Simplemente son suplementos para paliar los eventuales estados carenciales derivados de los esfuerzos físicos relevantes.

Estos alimentos son recomendable para hacer fitness en condiciones

En las siguientes líneas nos permitimos sugerir una lista de la compra con alimentos provechosos para realizar actividades deportivas.

– Los frutos secos. Destacamos su riqueza en antioxidantes, que combaten los radicales libres, y vitamina E. Sus efectos son positivos para evitar que se rompan los glóbulos rojos. Además, su diversidad y la ligereza de su consumo hacen que sean uno de los aperitivos preferidos de los deportistas. Proporcionan unas energías que duran largo tiempo. Sobresalen, por sus propiedades especiales, las nueces.

– Las frutas. Por su parte, nos aportan una alta cantidad de agua, que es el componente que llena tres cuartas partes de nuestro cuerpo. Sus azúcares suponen fuentes de energías inmediatas para nuestro organismo. Asimismo, llevan fibras, vitaminas y antioxidantes. Por las altas proporciones energéticas que contienen, remarcamos los albaricoques, los plátanos, las uvas y los higos. Los aguacates, por último, combinan pocos azúcares con altas cantidades de fibra.

– El chocolate puro. Recordamos que ha de ser tomado con la máxima moderación. Sus ácidos grasos e hidratos de carbono son combustibles idóneos, dado que incrementan tanto la concentración como la musculatura. Por otro lado, su consumo provoca una estimulación de la producción de las llamadas hormonas de la felicidad: endorfinas y serotoninas.

– Los huevos. Los especialistas en nutrición deportiva aconsejan tomar uno en el desayuno. Llaman la atención sus proteínas de alto valor biológico, completas o de alta calidad. Son útiles para quienes buscan un incremento de sus músculos. La mayoría de ellas, por otra parte, se encuentra en la clara.

– La pasta. Como lleva un buen porcentaje de carbohidratos, hemos de considerar que puede ser la base de la alimentación de un deportista. Aparte, tiene un bajo nivel de grasas y cuenta con una proporción notable de proteínas.

– Legumbres. Estas, junto con los cereales, contienen proteínas de calidad. Asimismo llevan fibras, aminoácidos esenciales, vitaminas hidrosolubles, carbohidratos complejos (como el almidón) y minerales (básicamente hierro, calcio y cinc).

En definitiva, si queremos abordar nuestros entrenamientos con fuerza, hemos de tomar alimentos que aporten la energía oportuna a nuestros músculos. ¡No olvides seguir unos hábitos de vida saludables!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *