Entrenamiento con kettlebells

Entrenamiento con kettlebells

Mantenernos en buena forma es algo necesario para que nuestro cuerpo esté en buenas condiciones físicas e incluso mentales. No en vano se dice que no hay mente sana si el cuerpo no está sano también. Hoy, para ofrecer alternativas de entrenamiento, vamos a hablar de los ejercicios con kettlebells.

Historia de las kettlebells

Las kettlebells se han convertido en una tendencia en el mundo del fitness en los últimos años. ¿Por qué? Por su versatilidad para realizar ejercicios. Lejos de las clásicas mancuernas, las kettlebells nos ofrecen posibilidades de hacer entrenamientos funcionales. Son ideales para aquellas personas a las que no les guste tanto el levantamiento de pesas típico. Otra de las ventajas de las kettle es que se pueden utilizar tanto en entrenamientos en gimnasio como al aire libre.

¿De dónde provienen? El nombre común para este tipo de mancuernas es pesas rusas. Esto nos dice mucho de su origen. En el s. XVIII se empezó a establecer el entreno con este tipo de pesas. Eran muy sencillas de fabricar: una bola de hierro sólido -que incluso a veces se reciclaba siendo de cañón- a la que se le fundía un asa también de metal. Esta pesa, muy rústica, ofrecía miles de posibilidades a los atletas rusos. Muchos de ellos incluso acababan haciendo verdaderas coreografías: se pasaban la bola por detrás de los hombros y de la espalda y demostraban equilibrio y fuerza.

Actualmente, las kettlebells han mejorado y evolucionado, así que no debemos temer a encontrarnos una bola de hierro de 30 kg en el gimnasio, porque ya no son así. Están recubiertas de plástico y sus asas son cómodas y acolchadas para que la mano no sufra durante el agarre. Y hay de diversos pesos, desde 2 kg para principiantes hasta 30 kg para los más valientes.

Beneficios de entrenar con kettlebells en el gimnasio

Muchos expertos consideran que el trabajo con kettlebells es mejor que con las clásicas máquinas de gimnasio. Si bien existe verdad en esa afirmación, lo que es seguro es que es mucho más divertido. A continuación, exponemos ventajas de realizar rutinas con kettlebells:

1. Fuerza funcional. Este tipo de fuerza está caracterizada por ser práctica en el día a día. No obtendremos una fuerza sobrehumana como la de atletas de deportes donde levantan 200 kg, pero sí vamos a poder levantar un peso suficiente que nos ayude en las tareas cotidianas. Y todo gracias a las kettlebells.

2. Globalidad en el entrenamiento. Afectan a todo el cuerpo cuando las utilizamos de manera correcta. Con ellas fortalecemos la espalda, los brazos, la resistencia de los mismos y las piernas. ¡E incluso es una actividad cardiovascular que nos ayudará a mejorar la respiración! Otra ventaja es que fortalecen ligamentos y tendones, que son clave de cara al futuro y a practicar otros deportes, ya que son las partes del cuerpo que más sufren. Si realizamos un entrenamiento funcional con kettlebells, es probable que aguantemos mejor, por ejemplo, un partido de fútbol, ya que nuestra rodilla será más resistente.

3. Coordinación y técnica. Como ya demostraban los rusos con sus coreografías, no todo es fuerza con las kettebells durante un entreno en el gimnasio. Intervienen también la coordinación y la técnica. Si realizamos movimientos con la pesa rusa acabaremos desarrollando agilidad, ya que el cuerpo sigue el movimiento que realizan los brazos.

4. Perder peso. Es la principal razón por la que las personas se apuntan a un gimnasio. Tras el verano o las Navidades siempre subimos unos kilos de más y no es preocupante, pero sí hay que intentar volver a la normalidad. Por lo tanto, además de ganar músculo y fortalecer zonas, las kettlebells harán que perdamos peso de manera divertida y funcional.

5. Se puede entrenar tanto en grupo como de manera individual. Esto es una ventaja, ya que hay personas que prefieren aislarse con sus cascos y empezar a entrenar, mientras que a otras les cuesta mucho si no hacen trabajo grupal. Las kettlebells permiten ambas cosas. De hecho, se usan en las clases de crossfit, bodypump y demás.

Finalmente, una característica muy importante: las pesas rusas pueden mejorar la postura corporal y ayudar a relajar la espalda. Estamos acostumbrados a pasar horas y horas delante de una pantalla o sentados en nuestro trabajo y nuestra espalda se puede resentir. Si realizamos un entrenamiento de kettlebells en el gimnasio de manera correcta, podremos mejorar nuestra postura corporal, ya que estaremos «dando órdenes al cuerpo» de que estire la espalda y relaje los músculos.

Los mejores ejercicios de kettlebells para un entreno

Por último, os traemos tres ejercicios muy sencillos para mejorar y aprender a usar las pesas rusas:

1. Sentadilla con pesa rusa. Agarrando la pesa con las dos manos bajaremos para fortalecer piernas y glúteos. ¡Debemos acordarnos de mantener la espalda siempre recta!

2. Swing. Es el clásico entre los clásicos. Consiste en agarrar la pesa con las dos manos y realizar un movimiento desde el pecho hasta las rodillas, siempre con la espalda recta y flexionando las rodillas para facilitar el movimiento.

3. Sentadilla + hombro. Esta es un poco más costosa si acabamos de empezar en el mundo del entrenamiento. Mientras tenemos en una mano la pesa rusa, realizamos una sentadilla. Tras realizar la sentadilla y subir, levantamos la pesa por encima de la cabeza hasta extender los brazos. Así fortaleceremos los hombros.

Si acabas de empezar en el mundo del entreno, te recomendamos que te pongas en contacto con profesionales para que te enseñen a realizar la rutina de manera correcta. Así mejorarás la técnica, evitarás lesiones y te divertirás muchísimo más. ¡Anímate y empieza a mejorar tu forma física!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *