Aeropilates para valientes

Aeropilates para valientes

Hemos titulado el texto refiriéndonos a los valientes, pero quizás hemos exagerado un poco. Conforme avance el artículo, podremos darnos cuenta de que tampoco es preciso tener una valentía especial para practicar esta modalidad del Pilates. Simplemente hemos de estar informados sobre lo que comporta hacer Aeropilates.

Esta divulgación es el objetivo principal de nuestro texto. Tenemos en cuenta que aún son numerosísimos los perfiles de aficionados al gimnasio que no conocen esta variedad aérea del Pilates. pero estamos seguros de que les fascinaría.

No en vano, hace más de una década solo unos pocos expertos en el mundo del fitness tenían constancia de la existencia del método Pilates. Hoy en día, ya se ha consolidado como uno de los programas de ejercicios más valorados en los gimnasios.

Por consiguiente, una modalidad más espectacular, como la que presentamos en este texto, tiene muchas posibilidades de triunfar entre las preferencias del público objetivo de estos ejercicios.

Las diferencias respecto al Pilates convencional que habíamos visto en el gimnasio

Es normal que el primer contacto visual que se haya tenido con el método Pilates sea el de observar unos ejercicios que se realizan en el suelo y para los que se utilizan las resistencias físicas que nuestro propio peso provoca contra la superficie. Quizás hayamos tenido también contacto con el uso de ciertos aparatos diseñados para adoptar determinadas posturas.

Este tipo de ejercicios no tardaron en popularizarse en todos los centros de ejercitación de nuestro país en los que se practican actividades de fitness. Entre otras cosas, por el hecho de que trabajar con el peso que aporta tu propio cuerpo supone un considerable ahorro en máquinas de musculación y adelgazamiento.

El Pilates en el suelo o inicial no deja de ser el que ideó el alemán Joseph Hubertus Pilates a principios del siglo XX para rehabilitarse de sus problemas de articulaciones y movilidad. Sin embargo, no es la única versión del método original mediante la que puedas practicar el control de tus posturas. Ya el mismo fundador inventó la originaria Universal Reformer, la máquina que fundamenta el Pilates Reformer. El Pilates aéreo o Flying Pilates, por su parte, es una modernización del Pilates básico.

Seguramente nos llamaría la atención la primera vez que viéramos a sus practicantes colgados del techo de los gimnasios, como si fueran integrantes de una coreografía del prestigioso Circo del Sol. Por eso, como requiere una mayor preparación técnica, que no es, por tanto, cuestión de valentía, aconsejamos no ponerse con él hasta que no se hayan controlado las bases mínimas del Pilates en el suelo. En todo caso, nuestros desempeños habrán de ser controlados por un monitor experto en la materia. Recordemos que la cierta altura que se coge en algunas de sus posturas podría implicar algunos daños si se produjeran caídas imprevistas.

¿En qué consiste este ejercicio de fitness?

Ya hemos dado algunas pistas respecto a las diferencias entre el Pilates inicial y el aéreo. A grandes rasgos, la distinción principal es la de propiciar la suspensión de quienes lo practican en el aire. ¿Cómo se consigue esta suspensión? El elemento principal definidor de esta modalidad es un columpio primario, pero que no por ello deja de ser de lo más seguro. Este columpio ha sido elaborado con dos cuerdas o cintas, las cuales tienen tanto firmeza como una cierta elasticidad. Estas se encuentran enganchadas al techo y se unen por sus partes inferiores, formando una especie de asiento.

Este asiento servirá como reposo principal a la hora de realizar las diferentes posturas. No todas ellas, por otro lado, comportan una suspensión total en el aire. Numerosas posturas emplean el columpio enganchado al techo, pero se realizan con todo el cuerpo o una parte de él en el suelo. De hecho, vale la pena, antes de ponernos con las posturas en suspensión total más audaces del Flying Pilates, controlar primero las que mantienen algunas partes del cuerpo en el suelo.

A grandes rasgos, las cuerdas favorecen las metas principales de estas sesiones de ejercicios que inciden de igual forma en el cuerpo y en la mente. Potencian la concentración y el equilibrio, conceptos que reforzaremos junto a la tonificación y la elasticidad del cuerpo.

¿Qué beneficios concretos nos proporciona el Pilates aéreo?

En cuanto a las ventajas que incrementa, respecto al Pilates original, su modalidad aérea, destacamos las siguientes:

– La integración de los movimientos se logra de una forma más compleja, lo que da un mayor mérito a las posturas que adoptemos.

– Lo mismo podemos señalar en lo que respecta al control de la respiración y de la mente, puesto que hace falta una gran coordinación de los movimientos.

– La musculatura se fortalece por la resistencia que hay que realizar cuando se eleva el cuerpo y hacemos presión con él para mantenerlo en una determinada posición.

– La agilidad se pone a prueba cuando de modificar posturas en el aire se trata.

– La relajación de la mente que se consigue es, una vez sabemos alcanzar las posturas aéreas y permanecer estables en ellas, muy significativa.

– La conexión entre todas las partes del cuerpo y sus distintos grupos musculares a trabajar es absoluta, dado que no es nada sencillo sincronizar sus movimientos, lo que conllevará que habremos alcanzado una preparación física en condiciones óptimas.

En definitiva, el Aeropilates supone un estado avanzado en tu dominio del cuerpo y de la mente. ¡No olvides complementarlo con un estilo de vida saludable!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *