¿Qué tipos de yoga existen?

¿Qué tipos de yoga existen?

El Yoga es una disciplina milenaria que nació en la India y que trasciende al deporte. Esto es así porque busca tanto el cuidado del cuerpo como el cultivo de la mente y el espíritu. Sin embargo, para ser más precisos, deberíamos hablar de distintos tipos de yoga, que también se conocen como «las ramas del árbol del yoga». Vamos a verlos.

Las ramas del árbol del yoga que también se pueden entrenar

El yoga es una disciplina que busca la unión de cuerpo y mente. Pero, según se centre más en un aspecto u otro (es decir, en función de que su finalidad sea trabajar más lo físico o lo espiritual), se distinguen cinco clases principales.

Son el Hatha Yoga, más físico; el Rāja, más mental; el Karma, centrado en la acción; el Bhakti, basado en la devoción, y el Jñāna, inspirado en el conocimiento. Estos, a su vez se subdividen en diferentes tipos. Casi todos ellos se pueden entrenar y son muy populares en Occidente.

Tipos principales de yoga que se pueden practicar en un gimnasio

Estas variantes del yoga que vamos a enumerar pueden, además, mezclarse combinando sus respectivas posturas. Actualmente, se realizan en cualquier gimnasio o centro especializado y son las siguientes.

Hatha Yoga

Es uno de los más practicados fuera de Oriente y se basa en la filosofía del Tantra Yoga. Usa el cuerpo como instrumento para conocerse a uno mismo y su objeto es la purificación física y espiritual. Muchas de sus asanas o posturas se han hecho muy famosas.

Rāja Yoga

Se concentra en el desarrollo de la mente y también se le denomina «la senda real» porque, para algunos es la variedad más auténtica de esta disciplina. Más concretamente, se basa en prácticas físicas y mentales para, a través fundamentalmente de la meditación, conocer mejor el mundo personal interior.

Karma Yoga

También llamado «de los actos desinteresados», se centra justamente en la acción, frente a la contemplación del anterior. Su finalidad es la liberación mediante la puesta en práctica de esos actos altruistas. Para conseguirla, se apoya en la repetición de mantras (sílabas, palabras o frases que se repiten mentalmente o de viva voz) y también en el cambio de actitud mental.

Bhakti Yoga

También se le conoce como el yoga de la devoción por ser el que mayor tinte religioso tiene. Se basa en la búsqueda de Dios, que está en cada una de las personas y en el amor por él. Gracias a ello, se obtiene la purificación, la realización individual y se eleva el grado de conciencia. En este tipo de yoga, las posturas son lo de menos. En cambio, también se practica con la recitación de mantras y cantos espirituales.

Jñāna Yoga

Se le denomina el yoga del conocimiento verdadero. Y es que busca la sabiduría a través de la razón y el debate con uno mismo. Es, por tanto, una variedad perfecta para las personas racionales y que gustan de analizarlo todo. De hecho, en él, la razón y la voluntad son los dos pilares esenciales sobre los que elevarse para llegar a la iluminación.

Japa Yoga

Definido como el yoga con mantras; como hemos visto, no es el único que utiliza estas expresiones. Pero quizá sí el que más importancia les concede. Porque esta modalidad intenta activar las energías del cuerpo a través de la audición de esos sonidos vibrantes.

Su postura típica es sentarse con las piernas cruzadas y manteniendo la espalda recta. Para practicar esta variedad del yoga, además, se usa un collar de sándalo con 108 cuentas que ayuda a la meditación. Se utiliza pasando esas cuentas por los dedos corazón, mayor y meñique.

Laya Yoga o Yoga Kundalini

Esta modalidad se basa en otro de los aspectos típicos del yoga: los chakras. Se denominan así los siete centros de energía no medible. A su vez esta, llamada Prana, es la fuerza vital. Por tanto, el Laya tiene como misión dominar los chakras con la finalidad de mantenernos vitales y sanos.

Para conseguirlo, mezcla posturas, mantras y técnicas tanto de respiración como de visualización. Es recomendable practicarlo con un maestro muy experimentado porque también es uno de los tipos más complejos de yoga.

Kriya Yoga

Se basa en la respiración y el control mental para obtener una profunda calma tanto del cuerpo como de la mente y, de esta manera, unirnos con el Propio Ser. De hecho, también se le conoce como el yoga de unión con el Infinito.

Sahaja Yoga

También se basa en la meditación. Busca el desarrollo integral del ser humano para que sea consciente de su verdadera esencia y, a la vez, se encuentre más cerca de la divinidad. Para conseguirlo, necesitamos despertar un chakra que se halla en el hueso sacro y se denomina Kundalini.

Anusara Yoga

También llamado yoga de la filosofía tántrica, busca que la persona consiga alinearse con todo el Universo, percibido con ideas panteístas. Para ello, esta modalidad consta de tres partes o momentos: actitud, alineación y acción.

Kripalu Yoga

O yoga de la autoaceptación, es una de las variantes más suaves, por lo que puede combinarse con cualquier actividad deportiva. Su práctica ayuda a conocerse y aceptarse a uno mismo con objeto de obtener la paz espiritual. Sus posturas combinan las del Hatha Yoga con técnicas de respiración y relajación.

En conclusión, los que hemos mencionado son los principales tipos de yoga. Más modernas son algunas variedades como por ejemplo el yoga aéreo. Te animamos a que comiences a practicar alguno de ellos.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *